A 10 meses de la muerte del oficial, familiares aún esperan el resultado de pericias

Simón Saiegg falleció tras permanecer internado durante cinco días en terapia intensiva, producto de las graves quemaduras que sufrió en un confuso episodio en una vivienda de Km 8. Su familia insiste en el pedido para que la causa avance.

Simón Saiegg, tenía 31 años, era oficial de la Policía del Chubut, el 15 de febrero de este año sufrió graves quemaduras en el torso, cara y brazos, permaneció internado en terapia intensiva durante cinco días y falleció el día 20.

A diez meses del confuso episodio, que ocurrió en una vivienda de Kilómetro 8 de Comodoro Rivadavia, siguen las investigaciones para determinar las causas que lo llevaron a la muerte. Según las primeras declaraciones el joven habría estado apagando el fuego de un asado en ese momento.

La familia de Saiegg insiste en que no se trató de un accidente y continúan con el pedido de justicia. "Hoy hacen 10 meses que no está, él no sufrió un accidente doméstico, a Simón lo mataron, y eso lo saben los que estaban ahí (María Luisa Santa Cruz, su hermano Marcos Bustos y Florencia Moya)", manifestó hoy a El Patagónico su prima Sandra Roberts.

Los familiares continúan esperando el resultado de las pericias: "esperamos que la fiscal sea la que lleve adelante las acciones. Sólo esperamos y creemos en la justicia", dijo.

Además sigue firme la lucha para que se conozca la verdad sobre las circunstancias en que el joven resultó con graves quemaduras que le causaron la muerte, aunque manifestaron que "todo es muy lento".

Se espera que la causa pueda avanzar en los próximos meses, ya que está previsto que el 20 de febrero del 2017 se lleve a cabo una marcha en Comodoro Rivadavia, para recordar un año del lamentable fallecimiento del oficial.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico