A 40 años del Golpe, tanto Macri como Obama convocaron a "hacer realidad para siempre el Nunca Más"

Durante su discurso, el mandatario norteamericano se refirió a "incómodas verdades" sobre hechos "cometidos por nuestros líderes" durante la década del '70, tanto en la Argentina como en varios países latinoamericanos, pero evitó mencionar una relación directa entre ellos.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y su par argentino, Mauricio Macri, recorrieron el memorial de la Costanera Norte porteña donde se recuerda a los 30 mil desaparecidos durante la última dictadura cívico-militar, de la que se cumplen 40 años. Durante una conferencia de prensa, ambos destacaron la desclasificación de archivos que informan sobre la relación de Washington con el golpe de Estado de 1976, pero evitaron mencionarlo de esa manera.
Durante su discurso, el mandatario norteamericano se refirió a "incómodas verdades" sobre hechos "cometidos por nuestros líderes" durante la década del '70 tanto en la argentina como en varios países latinoamericanos, pero evitó mencionar una relación directa entre ellos.
"Sé que existen polémicas sobre las políticas de Estados Unidos en esos días oscuros. Las democracias deben tener el valor de reconocer cuando no se está a la altura de los ideales que defendemos, cuando hemos tardado en defender los derechos humanos. Eso fue el caso de Argentina", puntualizó.
Luego dijo que "es fundamental que avancemos" y recordó a los funcionarios de su país que "lucharon mano a mano con los argentinos" que durante esos años denunciaron "los abusos" contra los derechos humanos. Entre ellos, mencionó a diplomáticos, periodistas y al ex presidente Jimmy Carter.
Las "polémicas sobre la política de Estados Unidos" hacia las dictaduras latinoamericanas es "lo que Estados Unidos está trabajando y analizando", añadió y consideró que "fueron los principios estadounidenses lo que documentaron muchas de las violaciones" ocurridas en esos años.
En este sentido destacó la desclasificación de "archivos militares y de inteligencia" de Washington sobre la dictadura argentina en 2002 y ponderó la nueva tanda de desclasificaciones que se autorizó "tras el pedido del presidente Macri", cuando en verdad fueron los organismos de derechos humanos los que largamente hicieron ese pedido a las sucesivas administraciones de la Casa Blanca.
"Tenemos la responsabilidad de enfrentar el pasado con honestidad. No podemos olvidarnos del pasado. Sin embargo, cuando tenemos el valor de enfrentarlo es cuando tenemos el valor de cambiarlo", insistió y aseguró que su país "seguirá siendo socio en el esfuerzo" de los familiares que "luchan por el 'nunca más'".
"Lo que sucedió aquí en Argentina también sucedió en diferentes lugares del mundo y tenemos la responsabilidad de analizar el pasado y ser responsables hacia el futuro y es lo que vamos a hacer para hacer realidad para siempre el Nunca Más", definió el presidente estadounidense.
A su turno, Macri aludió a la consigna "memoria, verdad y justicia" de los organismos de derechos humanos pero se refirió a ella como una lucha de "la memoria por la justicia y la verdad". Elogió las "palabras con hondo contenido" de su par estadounidense y dijo que el 24 de marzo es "una oportunidad maravillosa para que los argentinos gritemos 'nunca más' a la violencia política e institucional".
Macri valoró el acompañamiento de Obama cuando el país conmemora su "época más oscura" y consideró que, como propuso en su discurso del 1 de marzo ante la Asamblea Legislativa, "es una oportunidad maravillosa para que todos los argentinos juntos gritemos Nunca Más a la violencia institucional".
"Recordamos a víctimas que pagaron con su vida estas intolerancias y divisiones entre los argentinos por lo que coincidiendo con usted presidente -dijo a Obama-, tenemos que reafirmar nuestro compromiso en defensa de la democracia y los derechos humanos que todos los días en algún lugar del mundo se ponen en riesgo", indicó.
Asimismo, agradeció "la muestra de amistad, el reconocimiento y el compromiso de este momento duro y tan triste de nuestra historia. Esto nos obliga a no ser testigos pasivos de cualquier tipo de violación como pasó en otros tiempos de la humanidad. Gracias por la muestra de amistad, y el compromiso y reconocimiento de este momento duro y tan triste en nuestra historia".
Luego de la visita al parque de la Memoria, Obama viajó junto con su familia a la ciudad de Bariloche para pasar unas horas de descanso y jugar al golf con Mauricio Macri, quien lo acompañó. Arribó a la ciudad patagónica alrededor de las 14, y permaneció alojado en el tradicional hotel Llao Llao hasta cerca de las 21, cuando regresó al aeropuerto internacional de Ezeiza para, desde allí, retornar a los Estados Unidos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico