A 44 años del "Milagro de los Andes"

El 13 de octubre de 1972 un avión uruguayo que llevaba 45 pasajeros a Chile, muchos estudiantes y jugadores de un equipo de rugby, se estrelló en la Cordillera de los Andes. Doce murieron, los sobrevivientes soportaron hambre y treinta grados bajo cero durante 72 noches.

El avión 571 de la Fuerza Aérea Uruguaya despegó el viernes 13 de octubre de 1972, transportaba 45 pasajeros hacia Chile, la gran mayoría eran jugadores de rugby pero tragedia no los dejó llegar a destino y se estrellaron en la cordillera de Los Andes.

Trágicamente, muchos fallecieron luego de que el avión se estrellara con el pico de una montaña, pero en una ladera, en la nieve, los sobrevivientes se organizaron y se distribuyeron tareas para combatir el miedo, el hambre, el frío de 30 grados bajo cero durante las noches, la desesperación y el dolor.

Doce murieron a causa de la caída y los sobrevivientes tuvieron que soportar entre otras cosas, treinta grados bajo cero durante las noches y el hambre.

andes2.jpeg

Trataron de resistir con las escasas reservas alimenticias que tenían, esperando ser rescatados, pero su esperanza cayó al enterarse por una radio, que se había abandonado la búsqueda.

Tras varias semanas de que las autoridades cesaran la búsqueda, dos de los sobrevivientes cruzaron caminando la cordillera, hartos de las bajísimas temperaturas, los amenazadores aludes y angustiados por la continua muerte, decidieron cruzar las montañas para llegar a Chile.

La Tragedia de Los Andes (1972).

El 22 de diciembre de ese año y luego de 72 días de situación límite y vida en condiciones inimaginables, fueron rescatadas las 14 personas restantes.

José Pedro Algorta, Roberto Canessa, Alfredo Delgado, Daniel Fernández, Roberto François, Roy Harley, José Luis Inciarte, Álvaro Mangino, Javier Methol, Carlos Páez Rodríguez, Fernando Parrado, Pedro Sabella, Adolfo Strauch, Eduardo Strauch, Antonio Vizintin y Gustavo Zerbino fueron los 16 héroes que vencieron a la muerte en el conocido "milagro de Los Andes".

Fuente:


Las Más Leídas del Patagónico