A cambio de una condena, tendrá que limpiar paredes de la Oficina Judicial

Un hombre que se encuentra en situación de calle y que por falta de domicilio no podía ser ubicado para notificarlo, fue detenido en el marco de la declaración de rebeldía que le fuera dictada en mayo. Ayer se ofreció una solución alternativa y accedió a una probation por un año, aunque deberá limpiar las paredes externas de la Oficina Judicial a cuenta de trabajos comunitarios.

Se trata de Félix Ricardo Álvarez, quien fue detenido por la policía durante un control de identificación de personas, ocasión en la que se describió que desde mayo pesaba sobre él una declaración de rebeldía y captura ordenada por la juez Mariel Suárez.
En la audiencia de ayer, que fue presidida por el juez Miguel Ángel Caviglia, la funcionaria de Fiscalía Andrea Rubio representó a la parte acusadora, mientras que la defensora pública, Viviana Barillari, asistió al detenido.
En ese contexto la funcionaria de Fiscalía pidió que se declare legal la detención, teniendo en cuenta que el 24 de mayo la juez Mariel Suárez le dictó la rebeldía y captura, en virtud de que no contaba con domicilio fijo y no había sido posible lograr su comparecencia.
En tanto, el jueves la policía lo identificó entre otras personas que se encontraban en la plaza Scalabrini Ortíz, corroborándose que tenía vigente un pedido de captura.
Por lo expuesto, la funcionaria solicitó que se declare legal su detención y se deje sin efecto la rebeldía y captura. Además, propuso una solución alternativa por las tres causas en las que se encuentra imputado, teniendo en cuenta que no registra antecedentes penales computables.
La defensora se refirió a que se podría ofrecer una reparación económica por los tres legajos porque se trata de delitos leves, pero su defendido no tiene trabajo y no lo va a poder pagar. Por ello, solicitó una suspensión de juicio a prueba con una reparación consistente en trabajo comunitario, limpiar la pared de la Oficina Judicial de afiches y presentarse dos veces ante el Cuerpo de Delegados de Control.
La defensora pública además recordó que su defendido es una persona en situación de calle y que el Estado tiene que intervenir.
Tras escuchar a las partes, el juez penal resolvió declarar legal la detención de Álvarez, la cual fue dispuesta por una jueza penal competente el 10 de mayo pasado. Asimismo, dispuso dejar sin efecto la rebeldía y captura y dar tratamiento a las tres causas que pesan en su contra, dos por daño y una por robo.
Finalmente, dictó la suspensión de juicio a prueba por un año, con una reparación sustituida por trabajo comunitario, el cual consistirá en comparecer a la Oficina Judicial para extraer carteles de sus paredes y también presentarse dos veces ante el Cuerpo de Delegados de Control.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico