A "Chiqui" Monaldi le dictaron un mes de prisión preventiva

Pedro "Chiqui" Monaldi (23) continúa acumulando legajos de investigación fiscal. Ayer volvió a ser sometido a una audiencia de control de detención y formalización de la investigación por un nuevo delito que se le imputa: robo agravado por uso de arma de fuego con aptitud para el disparo en calidad de coautor.

Monaldi fue detenido a las 22:50 del jueves en Constituyentes al 600. Sucedió luego de que, según el relato del Ministerio Público, amenazara y golpeara en la cabeza a un gitano con un revólver calibre 38 que le fue secuestrado por personal policial de la Seccional Tercera en el momento de la detención.
Monaldi, según investiga la funcionaria fiscal Verona Dagotto, llegó al lugar en compañía de otra persona a bordo de un vehículo y luego de amedrentar y lesionar en la cabeza a la víctima, disparó el revólver que llevaba consigo.
La víctima dijo que Monaldi llevaba colocados unos guantes de látex que le fueron secuestrados junto al revólver por lo que se presume que las intenciones del sospechoso eran robar y no dejar huellas en el delito.
Dagotto le informó al juez Alejandro Soñis que en el lugar se secuestraron vainas servidas del mismo calibre que el arma incautada y que a raíz de las pruebas que obran en poder del Ministerio Público se puede tener por acreditado que Monaldi cometió el ilícito. Así solicito su prisión preventiva por dos meses y el mismo plazo de investigación.
Tras escuchar a los representantes de la Fiscalía y la Defensa Publica, el juez dispuso la prisión preventiva de Monaldi por el término de un mes y fijó dos meses de plazo de investigación.
Hay que recordar que Monaldi ya cuenta con un legajo de investigación esperando la audiencia preliminar a juicio y que este nuevo delito lo cometió estando bajo el período de prueba de un año en el que se debía abstener de involucrarse en hechos criminales.
Así, si Monaldi llega a ser encontrado culpable de esta nueva causa deberá afrontar un juicio por los otros tres hechos que se le abreviaron en el acuerdo de suspensión de juicio a prueba el año pasado.
En la audiencia de ayer el imputado hizo uso de su derecho a declarar y dijo que había ido solo al lugar y no con otra persona, como describe la fiscalía. También señaló que el arma era del gitano y que él no fue a robar, sino que había ido a reclamarle por la venta de un vehículo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico