A contramano en un Mundial

En el Mundial de Alemania 2004, Oscar Coria vivió una experiencia tragicómica. "Yo iba a correr con un Standard, pero no había para mí y tuve que correr en Clase 3. Ya conocía la categoría, pero ahí era más peligroso por la playa era ondulada", recuerda.
Sin conocimiento de inglés, y mucho menos de alemán, el panorama se le complicó más de la cuenta. "En la primera largada, un viejito que hablaba un poquito español, me dice 'ven, deja el carro'. Me quería explicar algo y yo no le entendía nada. Estaba parada la carrera porque llovía. Me lleva con una chica que hablaba español y que me explicó que no me corte solo, porque no iba a saber por dónde es la pista, que siguiera a todo el grupo", comenta.
Y ahí pasó lo inesperado. "Estábamos charlando y se escucha el silbato de largada. Entonces salimos corriendo los dos, me puse los guantes, me pongo el casco que estaba en el carro, miro y él sale para un lado que me parecía raro, así que agarré para otro lado. De pronto, todos los carros se me vinieron encima porque yo iba a contramano. En esa carrera, donde corrían unos 39 carros, quedé 30, pero no me quejo", reconoce.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico