A Curillán le dictaron 30 días de prisión luego de permanecer durante seis meses prófugo

Está sospechado de haber baleado a Javier Mansilla, en un incidente ocurrido en setiembre de 2016 en el barrio Máximo Abásolo. Fue imputado por el delito de homicidio en grado de tentativa. A pedido de la Fiscalía, la juez Raquel Tassello le dictó un mes de prisión preventiva.

Hace más de seis meses que Rubén Alberto Curillán (22), apodado "Polar", tenía pedido de captura dictado por la juez que instruye la causa. El sospechoso fue reconocido el miércoles por un oficial de la Brigada de Investigaciones cuando caminaba sobre Alem y Rivadavia.
El efectivo, experto en capturas, siguió de a pie al individuo hasta la plaza que se encuentra entre las avenidas Yrigoyen y Ducós. Allí con la colaboración de personal de la Seccional Primera se realizó la identificación y al comprobarse que se trataba de Currillán, fue conducido esposado hasta una dependencia policial.
El habitante del barrio Máximo Abásolo fue sometido el jueves a la audiencia de control de detención en la Oficina Judicial. La fiscal general Cecilia Codina expuso que Currillán habría sido el autor de los dos disparos que durante la tarde del 22 de setiembre del año pasado dejaron malherido a un hombre en la zona de escaleras de las calles Los Plátanos y Franzoni.
El joven recibió dos disparos en el abdomen y permaneció varios días en una sala de terapia intensiva, con riesgo vital. Después de ser intervenido quirúrgicamente se mantuvo con pronóstico reservado y con el correr de los días su evolución fue favorable.
En los días posteriores a la agresión armada, la Brigada desarrolló cuatro allanamientos en viviendas de familiares de Currillán, pero no se encontró al sospechoso. En esos operativos se incautaron dos revólveres -calibre 22 y 38- y dos armas de fabricación casera conocidas como "tumberas".
En ese marco, la acusadora pública imputó al sospechoso como probable autor del delito de homicidio en grado de tentativa. Al permanecer prófugo de la justicia por varios meses y teniendo en cuenta los riesgos procesales de fuga y entorpecimiento, requirió su prisión preventiva por el lapso de un mes.
Currillán fue representado por un abogado de la Defensa Pública, quien se opuso a la medida solicitada por la fiscal. A pesar de ello, la magistrada natural de la causa hizo lugar al pedido de Codina y le decretó la medida de prisión por 30 días.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico