A Daniel Sánchez le preguntaron si se apodaba "Ganso" y luego lo atacaron

La declaración de testigos de la pelea y las grabaciones que analizan los investigadores de cámaras de seguridad del sector de Alsina, entre Rivadavia y San Martín, son las pruebas más importantes de la causa por el homicidio ocurrido en la mañana del sábado. Una de las precisiones es que Daniel Sánchez estaba acompañado por una pareja que lo abandonó cuando se produjo el ataque. La hipótesis más fuerte es la de un ajuste de cuentas dado que los homicidas lo llamaron por su apodo y no le robaron sus pertenencias.

Con mucha celeridad y absoluto hermetismo, el personal de la Brigada de Investigaciones y el Ministerio Público Fiscal trabajan en el esclarecimiento del séptimo homicidio ocurrido en Comodoro Rivadavia en lo que va del año.
Se trata de la muerte de Daniel Santiago Sánchez (25), quien fue abordado el sábado a la mañana por al menos tres hombres sobre la avenida Alsina, a la altura del pasaje Venter. Producto de las graves heridas en la cabeza, falleció dos horas después en el Hospital Regional.
A pesar del hermetismo policial y judicial, El Patagónico pudo conocer que Sánchez era apodado "Ganso", sobrenombre por el que lo llamaron sus agresores.
Otro dato relevante es que la víctima caminaba acompañado de una pareja cuando fue abordado por sus homicidas. Bajo las amenazas de los atacantes, ambos optaron por retirarse del sector de la avenida Alsina y pasaje Venter donde Sánchez fue interceptado por los ocupantes de un vehículo. En ese lugar, le propinaron una brutal paliza hasta dejarlo tirado inconsciente sobre la vereda.
Un taxista que pasaba por el lugar advirtió que golpeaban a un hombre y al cruzarse con un patrullero, dio cuenta del hecho. Eran las 6:40. Cuando llegaron los efectivos, se encontraron con Sánchez malherido y con la cabeza ensangrentada.
Dos horas después se produjo su deceso en la guardia del Hospital Regional, a raíz de una fractura de cráneo con edema cerebral. Esas lesiones fueron constatadas por la autopsia que le practicó el médico forense durante la tarde del sábado. A las 21 de ese día el cuerpo fue entregado a sus familiares.

CAMARAS Y TESTIGOS
Al cierre de esta edición, la investigación del crimen estaba encaminada, dado el cúmulo de pruebas reunidas por los investigadores y el personal policial de la Seccional Primera. El resguardo de la escena fue fundamental para el levantamiento de evidencias científicas.
Fuentes oficiales confirmaron a este diario que obtuvieron imágenes de distintas cámaras de seguridad, tanto del Centro de Monitoreo como de domicilios particulares de la zona donde se produjo la agresión. Dichas grabaciones serían de utilidad para identificar a los autores y al vehículo en el cual se movilizaban.
Los investigadores también accedieron a importantes testimonios que aportaron datos sobre la pelea que se originó en ese sector de la escalera de Alsina y Sarmiento. La pareja que lo acompañaba a Sánchez también sería fundamental para el esclarecimiento del asesinato.
Todo hace presumir que el joven -que trabajaba en una empresa de servicios petroleros- fue agredido por un ajuste de cuentas. Desde el primer momento la policía descartó el móvil del robo, debido a que el dinero del aguinaldo que había cobrado estaba en su billetera.
Se presume que Sánchez pudo haber concurrido a un boliche bailable de La Loma y que cuando se retiraba a pie fue interceptado por sus asesinos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico