A los 101 años murió una de las glorias del cine argentino

Amelia Bence ocupó la pléyade de grandes artistas del cine, del teatro y la televisión, como lo fueron en su tiempo Mecha Ortiz, Zully Moreno y Mirtha Legrand.

Amelia Bence, una gloria del cine argentino de la década del 40, que participó en medio centenar de filmes, radionovelas, telenovelas y numerosas puestas teatrales, murió ayer a los 101 años en Buenos Aires.
Bence ocupó la pléyade de grandes artistas del cine, del teatro y la televisión, como lo fueron en su tiempo Mecha Ortiz, Zully Moreno y Mirtha Legrand. Sus restos están siendo velados en el Teatro Nacional Cervantes.
Nacida el 13 de noviembre de 1914 en Buenos Aires, como María Amelia Batvinik, integró de niña el Teatro Municipal Infantil Lavardén, donde conoció a Alfonsina Storni, y, ya adolescente, impulsada por las hermanas Berta y Paulina Singerman, ingresó al Conservatorio Nacional de Música y Declamación.
A los 13 años participó de "Wunder Bar", junto a los hermanos Enrique y Armando Discépolo y revistó luego en los elencos de comedias musicales del Teatro Odeón, que dirigía Enrique Susini, de donde pasó a los elencos de Luis Arata, Florencio Parravicini, Francisco Petrone y Mecha Ortiz.
Después de algún papel menor en el incipiente cine sonoro, en "Dancing", de 1933, fue Luis Saslavsky quien vislumbró su potencial inventó para ella un papel en "La fuga" (1937),
Domingo Di Núbila la ubicó entre las actrices de estilo "netamente cinematográfico", entendiendo como tal el adoptado por aquellos intérpretes que "conscientes de la cercanía de la cámara -la cual magnifica los gestos y los menores detalles- llevan la contención al máximo y se valen para expresarse de sus propias fuerzas interiores proyectadas y graduadas esencialmente por los ojos". "Estos intérpretes -agregó Di Núbila al referirse a ella- tienen también noción exacta del tiempo que debe durar un gesto, una inflexión, un matiz, etc. Y la simbiosis de esas dos facultades crea una suerte de reacción cámara-actor que llega a los espectadores natural, depurada, sin ningún atisbo de artificiosidad, casi como si no fuese una representación". De esa capacidad suya para el matiz, para el pequeño gesto, para sugerir estados de ánimo con solo una mirada, se valdrá Leopoldo Torres Ríos, al realizar su poema intimista "La vuelta al nido" (1938), donde Bence apareció junto a otra gloria, José Gola, con quien poro después, dirigida por Alberto de Zavalía, apareció en "Los caranchos de La Florida", según el relato de Benito Lynch.
En 1941, Carlos Borcosque acentuó la sugerente personalidad de Bence, en magistral contrapunto con Elsa O'Connor para dar verosimilitud a los hechos de "La casa de los cuervos", el mismo año en que integró el elenco de "Novios para las muchachas", junto a Mirtha y Silvia Legrand.
Al año siguiente, y para Antonio Momplet interpretó a Sor Juana de los Angeles "En el viejo Buenos Aires" y fue convocada para ser la protagonista femenina de "La guerra gaucha", de Lucas Demare, junto a Francisco Petrone, Sebastián Chiola y Angel Magaña. Un año más tarde, Pierre Chenal la llamó para encarnar una Julia Yañez en "Todo un hombre", junto a Francisco Petrone, según el relato del español Miguel de Unamuno, junto a Francisco Petrone y fue Luis Saslavsky quien, conociendo el oficio como pocos la hizo protagonista de "Los ojos más lindos del mundo".
"Nuestra Natacha", "Veinticuatro horas en la vida de una mujer", "Lauracha", "Las tres ratas", "Camino del infierno", "María Rosa", "El pecado de Julia" y "Alfonsina", serían nuevas pruebas de su talento y ductilidad.
Sin embargo, fue Daniel Tinayre quien la llevó al punto culminante de su capacidad interpretativa en dos filmes, "A sangre fría" (1947), que le reportó un premio como mejor actriz de la temporada de la Asociación de Cronistas Cinematográficos de la Argentina y "Danza del fuego" (1949). De la década del 50 son diez filmes entre ellos "Alfonsina", donde encarnó a la poetisa Alfonsina Storni, por el que nuevamente fue premiada por la Asociación de Cronistas, y en 1960, dirigida por Cecilio Madanes, fue una de las protagonistas de la versión teatral de "Así es la vida", con Luis Arata y Eva Franco. En 1966 reemplazó a Malvina Pasrtorino en la puesta porteña de "El proceso de Mary Duggan" que poco después en Mar del Plata tuvo como figura central a Mirtha Legrand.
Más cerca en el tiempo, en el Teatro Blanca Podestá de la calle Corrientes interpretó "Solo 80", de Collin Higgins y en 1991 "Cartas de amor", donde se reencontró con Alberto Closas, su marido cuatro décadas atrás.
Bence fue una de las figuras que más distinciones logró a lo largo de su extensa trayectoria, tanto de la Asociación de Cronistas como del Instituto de Cine, la Ciudad de Buenos Aires, la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas, la revista Radiolandia y el Club Gente de Cine, entre otras.
En 1943 obtuvo el premio a mejor actriz de la Federación de Redactores Cinematográficos y Teatrales de Cuba, por su labor en "Son cartas de amor" y cinco años después recibió igual distinción del Primer Certamen Hispano Americano de Cinematografía organizado en Madrid, por "A sangre fría".
En la década del 50 se destacó en "Romance en tres noches", "Mi mujer está loca", "La parda Flora", en México "Siete mujeres" y "Las tres Elenas", "El hombre que debía una muerte", "Dos basuras" y "De espaldas a la puerta", en España.
A finales de la década del 50 y principios de la del 60 concretó sus primeras apariciones en la pantalla chica, en series como "Los premios Nobel", donde encarnó a Madame Curie, "Topaze" o el "Show Standard Electric", este último dirigido por Fernando Ayala, que reunió un elenco femenino memorable.
Siguió en cine con "La cigarra no es un bicho", nuevamente con Tinayre, "La industria del matrimonio", "Los debutantes del amor" y "Adiós Alejandra", en 1973, que siendo su primer filme en colores, habiendo cumplido ya 64 años, marcó su despedida del cine y precedió a su vuelta a la televisión.
A partir de 1996 se dedicó a interpretar en teatro a Alfonsina Storni, y en la pantalla chica se la vio en "Romina", "Bianca", "Las 24 horas", "Esos que dicen amarse", en la telecomedia "Son o se hacen" (1997), dirigida por Diego Kaplan, con Julieta Ortega y Rodrigo de la Serna y finalmente en el humorístico "No hay dos sin tres", con Pablo Granados y Pachu Peña.
Estuvo casada tres veces, con el actor Alberto Closas, entre 1950 y 1957; con Carlos "Charly" Paz, a principios de la década del 80; y brevemente con el actor y director Osvaldo Cattone, que la dirigió en "Doña Rosita, la soltera", de Federico García Lorca.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico