"A los estómagos de nuestros hijos no le podemos pedir que esperen dos semanas más"

Mañana al mediodía, después del encuentro planteado con el intendente Carlos Linares, los trabajadores textiles exigirán una asamblea para profundizar el plan de lucha y exigir respuestas claras de parte de la empresa textil. A dos meses sin cobrar salarios "estamos desesperados no tenemos nada ni un documento firmado", expresó el delegado Maximiliano Carrillo.

Mientras en Buenos Aires, en el ámbito del Ministerio de Producción se mantenían reuniones con directivos de Guilford, en Comodoro Rivadavia las bases plantearon la profundización de las medidas de fuerza incluso con la posibilidad de cortar rutas o tomar la playa de tanques. Esta tarde, se decidió finalmente no realizar nuevas medidas hasta mañana al mediodía.

Cipriano Ojeda, el secretario general de la Asociación de Obreros Textiles comentó que a partir de las 12 habría una nueva reunión con el intendente Carlos Linares. Sin embargo, las bases no tienen esperanzas que de dicha reunión pueda surgir alguna novedad-

"Vamos a ir, agradecemos el apoyo de todos, entendemos la situación del intendente, pero nuestra situación es desesperante, no tenemos cómo decirle a los dueños de los alquileres que nos esperen, que tenemos el apoyo de los políticos, eso no alcanza. Vamos a hablar con Carlos Linares, pero tenemos que tomar una decisión porque nadie pone un gancho para garantizar que se paga", dijo Maximiliano Carrillo un delegado del sector.

Se planteó una asamblea en la cual se van a definir en conjunto las medidas a seguir. Cipriano Ojeda en diálogo con el periodista Adolfo Morales señaló que a su modo de ver "hay que seguir el diálogo por los caminos correctos".

Pero Carrillo en nombre de los trabajadores sostuvo: "no podemos seguir, qué le decimos a la obra social, a los alquileres, a los estómagos de cada uno de nuestros hijos no le podemos pedir que espere una semana más. Nos tenemos que poner firmes porque todos nos versean, agradecemos el apoyo de todos, pero hace dos meses que estamos tirados en la calle. Tenemos un compañero que tuvo familia hoy y no tiene obra social", lamentó.

Hay coincidencia en que la responsabilidad de la situación a la que llegaron los 280 trabajadores corresponde a la firma en la persona de Nicolas Goransky. "El tipo tienen más empresas, dejó 300 trabajadores tirados y nadie lo puede traer, nadie tiene el poder de exigirle que nos pague cuando tiene muchas empresas más", se preguntó Carrillo.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico