A pedido de los vecinos, el agente Silva entregará la subcomisaría

Por presión de la mayoría de los vecinos del plan habitacional de Ciudadela, quienes en la noche del lunes se autoconvocaron afuera de la casa usurpada, el policía Rubén Silva y su familia decidieron que hoy entregarán la vivienda ocupada hace 15 días. De esa forma, se pondrá en operatividad la dependencia, dada la inseguridad del lugar. Mientras le buscan una casa, el policía vivirá en lo de su suegra.

Luego de quince días de mantener literalmente usurpada la subcomisaría de Ciudadela porque no posee una vivienda para vivir con su familia, el agente Rubén Silva decidió ayer entregar el departamento que oficiaba como guardia policial. Ese destacamento se inauguró en febrero, pero hasta que cobró fama solo se desempeñaban dos empleados que realizaban tareas administrativas.
Según contó el propio Silva a este diario, durante la tarde noche del lunes llegaron hasta la vivienda un 70 por ciento de los habitantes de barrio para solicitarle que dejara ese departamento para el funcionamiento de la subcomisaría. La mayoría igual pedía que las autoridades competentes le dieran una solución habitacional a la familia.
A esa reunión luego concurrieron el delegado local del Instituto Provincial de la Vivienda (IPV), Daniel Carrizo, y el segundo jefe de la Unidad Regional, César Brandt.
También estuvo presente la suegra del policía, Marisa Almendra, quien se encargó de dialogar con los funcionarios y llegar a un acuerdo de palabra para que Silva y su familia tengan una solución.
La manifestación hizo reflexionar al efectivo que presta servicios en la comisaría de Mosconi, quien ayer junto a su esposa decidió acabar con la ocupación y hoy durante la tarde entregarán el departamento. La condición requerida por los vecinos fue que se ponga en forma inmediata en funcionamiento la dependencia.
Los habitantes exigieron que haya patrulleros o policías en moto debido a la creciente inseguridad que viven. Según se comprometieron desde la fuerza, la dependencia estaría en operatividad esta misma semana.
Mientras tanto Silva vivirá en la casa de su suegra. Desde el IPV, Carrizo dio su palabra de “darnos una solución inmediata” donde pueda residir junto a su mujer y su hijo de 2 años.
En principio, el funcionario provincial le dijo al uniformado que no lo van a “premiar” con una casa del IPV en el mismo barrio como él pretendía.
Por otro lado, desde la unidad Regional le prometieron a Silva que su traslado a Aldea Apeleg ya fue rechazado automáticamente en respuesta a la decisión de abandonar la toma de la subcomisaría.
De todas formas, el agente ya cumple funciones administrativas en la comisaría General Mosconi. No obstante, la jefatura de la Policía del Chubut le inició un sumario administrativo por la decisión ilegal de usurpar el departamento durante quince días.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico