A quiénes ayudan los diputados de Chubut con becas y subsidios

Cada diputado nacional dispone, además de su propia dieta, de montos idénticos para destinar en ayuda social directa en sus provincias de origen. Se trata de partidas que de no ser utilizadas quedan en el tesoro del Congreso, cuando podrían haber sido volcadas al apoyo de estudiantes e instituciones. Sixto Bermejo ni Jorge Taboada gestionaron para que esos fondos lleguen a los chubutenses.

Cada uno de los 257 diputados nacionales dispone de una partida de 20.000 pesos anuales para otorgar apoyo financiero en becas, y otros $40.000 para acompañar a instituciones, organizaciones y entidades diversas. Mientras las becas oscilan entre los $750 y los $1.500, cada legislador define qué monto otorga y a qué cantidad de beneficiarios, siempre y cuando no supere la partida autorizada.
El sistema de administración de los subsidios es exactamente igual, con lo que cada diputado define si acompaña a una entidad con $40.000 o a diez instituciones con $4.000. El único requisito es efectuar el trámite administrativo ante la Cámara, adjuntando el listado de beneficiarios y sus datos. Hay que destacar que los montos a los que los diputados no le asignan destino permanecen en el presupuesto del Congreso, es decir que no pueden utilizarlos a otros efectos, ni transferirlos a otro legislador.
En tal sentido, es común la gestión en bloques regionales cuando algunos diputados canalizan más demandas sociales que otros, con lo que si algún diputado no recibe solicitudes de becas bien puede incluir en su propia partida a aquellos que superan el cupo de otro legislador de su provincia que ya agotó los cupos.
En cuanto a los subsidios, hay que decir que los listados de montos otorgados incluyen desde clubes deportivos hasta asociaciones de padres y cooperadoras escolares, con lo que cualquier legislador que conozca su provincia -pilar básico para el ejercicio de la representación- sabe quién puede darle utilidad al aporte sin necesidad de que la institución la solicite de modo concreto.
En ese marco, llama la atención que ni Sixto Bermejo (Trabajo y Dignidad) ni Jorge Taboada (Chubut Somos Todos) hayan extendido una sola beca en su primer año de gestión, mientras Nelly Lagoria (Trabajo y Dignidad) y Ana Llanos (FpV) aparecen en el listado con 19 becas extendidas cada una, y Santiago Igon (FpV) con 12.
Hay que señalar, sin embargo, que Taboada sí gestionó subsidios, aunque la mitad de la partida disponible la destinó a una institución de la provincia de La Pampa: el club de rugby Estudiantes, que recibió por su intermedio $20.000. Los otros $20.000 que tenía disponibles los otorgó al Club de Waterpolo de Comodoro Rivadavia.
Ana Llanos a su vez dividió sus $40.000 disponibles para apoyar a cinco organizaciones diferentes con aportes de $8.000 a cada una. Los beneficiarios fueron: Asociación de Padres Nosotros También, ALMA (Asociación de Lucha contra el maltrato animal), Club Austral de Voleibol, Fundación Crecer e Infinito Espacio Urbano, todos de Comodoro Rivadavia.
Nelly Lagoria, en tanto, optó por destinar $15.000 al Centro de Jubilados y Pensionados de barrio Laprida; $15.000 a la Parroquia Santa Lucía y $10.000 a la Asociación de Ex Combatientes de Malvinas, todos de esta ciudad; mientras que Santiago Igon concentró todos los fondos en un subsidio a la asociación civil sin fines de lucro "Mirando lejos" de Esquel.
Sixto Bermejo no aparece como patrocinador o gestor en ningún subsidio, con lo que prescindió de hacer llegar a vecinos e instituciones de Chubut aportes por un total de $60.000. Así al menos lo refleja la sección de "transparencia" de la página web de la Cámara de Diputados de la Nación que publica los datos vinculados.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico