A Solís le dijeron que no, pero hoy va por el desquite

Gladys Olavarría y Miguel Angel Caviglia integrarán el tribunal que hoy revisará la resolución dictada ayer por la juez natural, Raquel Tassello, quien le negó la morigeración de prisión a Sergio Solís porque evaluó en su contra el incremento de elementos de cargos reunidos por la Fiscalía desde que formalizó la investigación.

Tal como adelantó en exclusiva El Patagónico, se llevó a cabo ayer la primera revisión de la prisión preventiva que viene cumpliendo desde el 9 de octubre Sergio Andrés Solís (32), el único de los 7 imputados en la causa que investiga el homicidio de Domingo Expósito Moreno que continúa con prisión preventiva, luego de que la semana pasada su novia, Nadia Dahlel Kesen (31), accediera al beneficio de la prisión domiciliaria.
En tanto, los otros 5 imputados fueron beneficiándose en el transcurso de estos poco más de tres meses que lleva la investigación.
La defensora pública, Lucía Pettinari, motivó la revisión de la medida de coerción y en la audiencia le solicitó a la juez natural de la causa, Raquel Tassello, la morigeración para Solís. Al respecto, pidió que se lo pusiera en un plano de igualdad con el resto de los imputados, detallando cada una de las calificaciones jurídicas y las fechas de los beneficios que fueron obteniendo los mismos, a pesar de que no se modificaron las imputaciones y varios de ellos tienen expectativas de pena de prisión perpetua.
La defensora presentó además un informe socio-ambiental realizado por el equipo social del Ministerio Público de la Defensa y planteó que se aplique el inciso primero del artículo 227 del Código Procesal Penal que propone la permanencia continua en el domicilio.
A su turno el fiscal Adrián Cabral manifestó su oposición a la pretensión de la defensa, agregando que para los primeros días de febrero la calificación jurídica mutará a la de autor material y por eso reclamó el mantenimiento de la medida de coerción, sostenida en la gravedad del hecho, la expectativa de pena y el peligro de fuga. Todo ello en base a las evidencias que fueron recolectadas desde que se formalizó la investigación y por los testimonios que brindaron los imputados y testigos que estos aportaron.
La querella, representada por Sergio Romero, se expresó en idénticos términos, oponiéndose a cualquier morigeración.

RAZONES PARA
LA NEGATIVA
Tras escuchar a las partes, la juez Tassello declaró un cuarto intermedio para analizar los planteos y cerca de las 10 se retomó el acto. Allí se refirió a las evidencias de cargo que existen en contra del imputado y enumeró la compra del auto utilizado para cometer el asesinato; los mensajes de Whatsapp; las filmaciones del vehículo en el lugar del hecho y en donde vivía Solís; la ubicación brindada por las antenas telefónicas respecto al celular del imputado; la declaración de su ex esposa y la de personas que fueron a buscar el vehículo después de cometido el homicidio.
“Son elementos suficientes, a esta altura de la investigación, para considerarlo partícipe en el hecho que involucró la muerte de Expósito Moreno. Al analizar las pruebas de cargo, se ven incrementadas hacia él e inversamente sucedió respecto a los otros imputados. Por lo tanto, y en función de estos elementos, considero que corresponde mantener la prisión preventiva hasta que finalice la investigación”, remarcó Tassello.
No conforme con el resultado, la defensora de Solís presentó un escrito en la Oficina Judicial para solicitar que se revise la resolución dictada por la juez natural en el marco del artículo 236 del Código Procesal Penal, lo cual significa que serán dos jueces los que deban analizarla.
Al mediodía, el subdirector de la Oficina Judicial, Jorge González, designó a Miguel Angel Caviglia y Gladys Olavarría para integrar el tribunal que hoy a las 9:30 tendrá una nueva participación en la causa que investiga el homicidio de Domingo Expósito Moreno, asesinado el 25 de junio de 2014, cuatro días antes de volver a España junto a Kesen y la hija menor de ambos. En el país europeo debían discutir la tenencia ya que la madre había dejado el país donde su hija nació, sin el consentimiento de quien luego vino a recuperar a su hija a esta ciudad

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico