A través de la oratoria consciente se hace hincapié en el aprendizaje colaborativo

Se realizó ayer el seminario de oratoria consciente que dicta Ariel Goldvarg, consistió en un entrenamiento básico a través de un taller vivencial de 9 horas de duración en donde se presentaron los principios básicos del modelo de oratoria consciente, para lo cual se realizaron actividades vivenciales, espacios de aprendizaje y reflexión.

Al mismo tiempo, con este método se aplican los contenidos presentados y entrenan las habilidades necesarias para hacer su presentación sobre algún tema en particular. La dinámica de trabajo fue el de laboratorio vital donde el asistente entrena y desarrolla su estilo único y personal para hacer presentaciones en público.
El disertante es coach, hace más de 15 años que se destaca por llevar a cabo procesos de cambio en equipos, liderazgo personal y desarrollo creativo en Argentina, Latinoamérica y EE.UU. Además, es conferencista, entrenador de speakers y generador de contextos dinámicos de aprendizaje. De este modo le enseñó a los concurrentes el sutil arte de hablar en público, aprendiendo técnicas para lograr impacto en tus presentaciones orales. Como señaló, esto implica entrenar el cuerpo, la voz, las emociones y saber encontrar las palabras justas para lograr curiosidad e interés en la audiencia. Goldvarg también señaló que la oratoria consciente refiere a la capacidad de registro del disertante tanto como del público, de este modo "cuanto mayor nuestro registro, mayores serán las posibilidades de una conexión auténtica y genuina con la gente".
Tal como precisó, es un modelo que plantea es salir de los planteos clásicos de la oratoria, de este modo se busca dotar de mayores herramientas para expresar mensajes, "es construir oportunidades para crear experiencias con otros, y puede ser en una reunión empresarial, profesional, laboral, social no solo esto es para hablar en público sino para construir experiencias en los otros". El disertante que trabajó con profesionales de distintas especialidades, señaló además que es un tipo de técnica que se utiliza también en las conferencias Tedx porque "crea emociones, sensaciones en la audiencia y cuando hablamos de conciencia referimos a conexión, a partir de lo que podemos registrar, cuando podemos registrarnos y registrar al otro y registrar lo que decimos nos conectamos mejor y desde esta conciencia hablamos de una oratoria consciente", expuso.
En cuanto a estas nuevas dinámicas, señaló que "el mundo es volátil, ambiguo, tanto el mundo de los negocios como el de las relaciones, y no es solo hablar bonito para poder influenciar sino crear una experiencia de valor que permita sostener una relación en el tiempo, pararse a compartir para un crear, este es el giro de tuerca que tiene este modelo y del que participan profesionales líderes, comerciantes, y personas que lo que buscan es crear experiencias en su conexión con otras, comunicación para la creación con el otro", subrayó.

MODELO CON
RESULTADOS
El conferencista también precisó que en términos generales la aplicación de este modelo tiene excelentes resultados en lo inmediato, porque es muy ágil, " el resultado termina siendo muy poderoso porque no trabajamos con la comunicación sino con la persona, si no trabajo conmigo es poco probable que llegue a otro, trabajo mucho con ejecutivos de empresas técnicas como de sistemas, financieras, ingeniería, industrias que tienen que presentar cosas técnicas y resulta muy frio y aburrido y si no traen algo de ellos que humanicen el relato el mensaje no llegará, los mensajes que crean experiencia salen desde lo humano, desde lo genuino y el impacto es positivo porque las personas trabajan con ellos mismos para ver como conectan y crean con el otro", explicó. Para hacer que sea efectivo el mensaje, la comunicación no verbal es fundamental pero tiene que ver con el crecimiento de la persona –dijo Goldvarg–, "la transformación personal a través de la oratoria, porque siempre necesito del otro, es una experiencia de aprendizaje compartido, necesito de la información de mi colaborador que conoce el terreno para tomar mejores decisiones", esto aplicable al vínculo profesor-alumno o jefe-empleado.
La conclusión a la que apunta es a fomentar un trabajo más colaborativo, "si bien entreno ejecutivos, también entreno artistas o comunicadores que tienen que intervenir en espacios donde el público no interviene es unidireccional, pero desde este lugar la gente tiene una experiencia, si les cuento una historia personal y la gente se siente identificada tiene una experiencia de lo que le quiero decir", puso de manifiesto.
Un dato importante que recalcó es que cuando se habla con otro, hay que tener presente que "recordamos lo que sentimos, no lo que nos dicen porque hay emociones asociadas con eso". De este modo los momentos se asocian con sensaciones y el trabajo con la oratoria consciente permite crear experiencias de ideas que queramos transmitir a través de sensaciones que puedan conectar con la gente.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico