A un paso de poder ajustar tarifas desde 2011, Comodoro no recibió las obras de convergencia

La firma del plan de convergencia tarifaria, con la que Chubut se avino a sostener sus tarifas eléctricas a los precios de diciembre de 2011, implicaba como contrapartida una millonaria inversión en obras a través del Ministerio de Planificación Federal. La tarifa se liberará en los próximos años a nivel nacional tras cinco años de congelamiento, aunque Chubut no recibió aún los $180 millones comprometidos para obras eléctricas. En la SCPL estiman que a partir del descongelamiento, las tarifas eléctricas en Comodoro Rivadavia se actualizarían un 30 por ciento.

Según el acuerdo con Nación mediante las que la provincia congeló sus tarifas eléctricas manteniendo a la fecha las que regían en diciembre de 2011, la Sociedad Cooperativa Popular Limitada (SCPL) de Comodoro Rivadavia debía recibir cerca de 61 millones de pesos, del total de $180 millones programado para la provincia.
Aunque se trata de fondos que nunca llegaron, tal y como se había anunciado desde la SCPL al momento mismo de suscribir el acuerdo, para acceder al plan cada entidad debía estar al día con sus deudas con la distribuidora eléctrica Cammesa, una situación tan lejana a la cooperativa comodorense como para el 86% de las instituciones de ese tipo en el país. Exentas de este cuadro están Edenor y Edesur, las prestadoras privadas de Capital Federal y Gran Buenos Aires, que accedieron a financiamiento nacional para revertir la deuda y por ende también al plan de obras.
El caso había sido eje de reclamo, aunque la respuesta entonces fue que Nación era poder concedente de ambas empresas, y que las restantes empresas y cooperativas debían gestionar financiamiento para revertir deudas por esa vía. Traduciéndolo a términos locales, implicaba apelar a la caja provincial o municipal. En ese contexto, el Gobierno de Chubut había tramitado que ante la imposibilidad de las cooperativas de recibir los fondos comprometidos, Nación remesara los dineros al Estado provincial, que a cambio generaría las obras necesarias. En ese contexto se llegaron a licitar algunas obras a nivel local, como la estación transformadora de Rada Tilly, aunque a la fecha no comenzaron las ejecuciones.

DESCONGELAMIENTO

Hay que recordar que en línea paralela al congelamiento tarifario, cada cooperativa necesitó establecer mecanismos compensatorios para conseguir recursos económicos: en Chubut se dictó la emergencia en los servicios públicos y se facultó a las distribuidoras a aplicar una tarifa de referencia -que implicaba la unificación de criterios, aunque no es aplicable al servicio eléctrico – y se autorizó además a crear un fondo de sustentabilidad, que en el caso comodorense se tradujo en un 30% de incremento en los restantes servicios, para poder dedicar esos fondos adicionales a atender las cuestiones salariales y obras.
Tarifa de referencia y fondo de sustentabilidad son ejes oportunos a mencionar en este caso, dado el esquema nacional que prevé la desregulación tarifaria tan temida actualmente por quienes residen en la Provincia de Buenos Aires. De hecho, la caída de los subsidios nacionales para esos usuarios implica subas del orden del 500%, que llevará la facturación de bimestral a mensual como estrategia para morigerar el impacto al bolsillo de los vecinos.
La suba prevista que asusta a los porteños, no sería del mismo impacto en Comodoro al momento del fin del congelamiento. Fernando Lebrun, gerente comercial de la SCPL, estima que la repercusión en la factura global que emite la cooperativa sería del orden del 30%.
"Sin congelamiento no solo se ajusta la tarifa al usuario, sino también la generación y el transporte, y esa cascada recae en la factura del servicio" explico para advertir que hasta que no se cuente con los números finales no se puede hablar de cifras ciertas.
No obstante planteó la estimación que barajan actualmente: "Acá posiblemente el impacto en el final de la factura de los servicios que presta la SCPL será un 30%, y en la energía tal vez aumente un 100%. Nosotros hasta 2011 hemos sido capaces de ajustar nuestras tarifas, cuando Edenor y Edesur nunca ajustaron tarifas residenciales desde las década del 90".
"Tienen 10 años de atraso más que nosotros, y los subsidios del gobierno han hecho que los porteños no paguen nada por la energía, gasten cada vez más y comprometan a todo el sistema eléctrico nacional. El resto de las provincias del interior, mínimamente han acomodado las tarifas y la gente hoy paga precios más reales que los que paga el 40% de los argentinos que son los que viven en Buenos Aires y el conurbano" sostuvo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico