A uno de los agresores de Fabián Ledesma lo delató una gota de sangre de la víctima hallada en su teléfono

La sangre de Fabián Ledesma, el joven que fue baleado en su casa del barrio Ceferino Namuncurá durante la noche del 29 de julio, fue encontrada en la batería del teléfono de uno de los sospechosos del ataque. Se cree que en medio del tiroteo se le cayó el celular y que tuvo que volver a colocar la batería al haberse desprendido del aparato, manchándose así de sangre. La acusación será presentada hoy por la Fiscalía.

En virtud del vencimiento del plazo de investigación que fuera prorrogado el mes pasado, la Fiscalía presentará hoy la acusación pública del caso que tuvo como víctima a Fabián Ledesma, quien fue baleado en distintas partes de su cuerpo durante la noche del 29 de julio por parte de dos individuos que se presentaron en su domicilio del barrio Ceferino Namuncurá.
Por el hecho fueron imputados Mariano Cárdenas y Diego España como coautores del delito de homicidio agravado por el uso de arma de fuego, en grado de tentativa. Esa calificación podría mantenerse y ello se conocerá hoy cuando se oficialice la presentación de la acusación pública.
A todo esto, fuentes calificadas a las que tuvo acceso El Patagónico confirmaron que en el marco de las pericias realizadas en los celulares secuestrados, se produjo un hallazgo irrefutable que confirma la presencia en el lugar de al menos uno de los sospechosos. El dato surgió al abrir el aparato y detectar manchas de sangre en la batería, la cual fue sometida a pericias científicas y se determinó que correspondía a la víctima.
Al parecer, mientras se producía el violento episodio en el interior de la casa de Ledesma, el teléfono del agresor se habría caído al piso, golpe que provocaría el desarme del aparato. Su dueño habría tomado la tapa, la batería y la carcasa para rearmarlo, aunque sin darse cuenta de que la sangre de la víctima quedó allí dentro y esa prueba le juega ahora en contra.
Hay que recordar que los dos imputados en el hecho están cumpliendo prisión domiciliaria, aunque en el caso de España con permiso para salidas laborales desde que fue imputado, mientras que Cárdenas recién accedió a la morigeración durante la revisión que se realizó el mes pasado.

EL CASO
Según el relato fiscal sobre el hecho, la noche del 29 de julio, aproximadamente a las 21, Cárdenas y España se presentaron en el domicilio ubicado en calle Las de Barranco 2962 y al ser atendido por Fabián Ledesma, ambos lo atacaron. Cárdenas habría efectuado el primer disparo y cuando Ledesma trató de ponerse a salvo habría recibido otros dos disparos por parte de España.
Este último fue identificado por la propia víctima, quien recuperó el alta el 17 de agosto tras la internación con pronóstico reservado que mantuvo desde la noche del ataque.
A todo esto, la Fiscalía agregó que el hermano de Ledesma, Ezequiel, abrió la puerta de su dormitorio para conocer a qué se debían las detonaciones de arma de fuego y en ese momento le dispararon sin llegar a herirlo. Ese disparo se le atribuye también a España.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico