A uno de los detenidos por las entraderas le descubrieron un teléfono en su celda

Uno de los 61 allanamientos que la Brigada de Investigaciones realizó el lunes fue en la celda de la alcaidía policial donde está alojado Héctor Fabián Oyarzo, condenado a siete años por robos agravados y que habría cometido "entraderas" este año mientras se encontraba en libertad condicional. Se le secuestró un teléfono celular con el que se presume tenía comunicación con parte de la banda. De los ocho pedidos de detención en el marco de la causa, hasta ahora se efectivizaron seis. Tienen pedido de captura Fabián Nahuelpán, sospechado de ser uno de los presuntos asaltantes y un "reducidor" apodado "La Flaca".

Los seis detenidos el lunes por la Brigada de Investigaciones de la Policía del Chubut -entre ellos cinco sospechosos de ser los asaltantes que cometían "entraderas" en Comodoro Rivadavia y Caleta Olivia y que luego comercializaban el botín por intermedio de reducidores y encubridores- serán sometidos hoy a la audiencia de control de detención en la Oficina Judicial de esta ciudad.
Según la información recabada por El Patagónico, el juez Jorge Odorisio autorizó el lunes ocho detenciones, tal como manifestó el fiscal jefe Juan Carlos Caperochipi, pero solo se concretaron seis. Quedan pendientes dos capturas porque los sospechosos no estaban en sus domicilios.
Uno de ellos es Fabián Nahuelpán, a quien se investiga como uno de los presuntos integrantes de la banda que cometía "entraderas". También falta detener a uno de los reducidores de los elementos robados, apodado "La Flaca".
Una de las 61 diligencias judiciales que realizó el lunes la Brigada comandada por los comisarios Eduardo Chemín y Pablo Lobos, fue en la celda de Héctor Fabián Oyarzo, en la alcaidía policial. Allí la Policía del Chubut ingresó con la Guardia de Infantería y el Grupo Especial de Operaciones Policiales y le secuestró un teléfono celular que ocultaba el detenido.
Oyarzo, que cuenta con antecedentes penales, había sido detenido el 16 de abril junto a otro joven tras golpear a un ebrio al que intentaron robarle una camioneta en pleno centro.
En ese momento Oyarzo estaba en libertad condicional por una condena de siete años que recibió en un juicio abreviado en setiembre de 2011. Se investiga si en ese periodo de libertad condicional habría cometido "entraderas".
La causa que investigan la fiscal Camila Banfi y el funcionario fiscal Cristian Olazábal está caratulada como asociación ilícita, robos agravados y encubrimiento. Dicha investigación se inició el 4 de abril, a partir del asalto que una familia sufrió en su vivienda de Saavedra 25.
Esa noche tres delincuentes con armas de fuego esperaron el arribo de los dueños de casa, para luego reducirlos y llevarse dólares, pesos, computadoras portátiles, teléfonos celulares y otros elementos.
La causa incluyó inicialmente tres robos agravados cometidos en distintos puntos de Comodoro Rivadavia para luego sumar diez preventivos por robos a viviendas con autores sin identificar en los que se presume que habría participado parte de la banda. Una de las tantas que existen en esta ciudad y que se dedican a ese tipo de delitos, según el fiscal Caperochipi.
La banda también operaba en Caleta Olivia y luego comercializaba los elementos en Comodoro Rivadavia. A veces robaban "por encargo" y en otras ofrecían el botín por Facebook, WhatsApp o por teléfono. La banda estaría conformada al menos por los sospechosos Oyarzo, Esteban Soto, Bruno Vargas y Nicolás Aynol, todos ellos detenidos, además de Nahuelpan, quien está prófugo.
También están detenidos dos reducidores y resta la captura del apodado "La Flaca".

REVUELO
Los allanamientos generaron revuelos en el mundillo político a días de las elecciones legislativas, ya que entre las propiedades que fueron allanadas se encontraban las del secretario adjunto de la filial Comodoro Rivadavia de la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina, Raúl Crespo, un delegado del mismo gremio, Gustavo Poblete –que denunció apremios ilegales durante la requisa- y el vecinalista del Máximo Abásolo, Roberto Varela. En todos esos domicilios la policía secuestró elementos presuntamente robados que habrían sido adquiridos por estas personas.
En ese caso, si es que la investigación logra probar que alguno de los elementos secuestrados a esas personas fue producto de un ilícito, les podría caber la figura de encubrimiento por receptación, según explicó la Fiscalía.

ACOPIO DE COSAS ROBADAS
La Fiscalía dispuso que los elementos secuestrados en los distintos allanamientos, entre los que figuran casi 200 electrodomésticos, entre ellos televisores LED y LCD, computadoras, teléfonos celulares, equipos de música, bicicletas y hasta compresores de aire, fueran exhibidos por la Oficina de Secuestros de la Oficina Judicial para aquellas víctimas de distintos delitos que pudieran haber sido blanco de robos.
Las víctimas deben acercarse por lo pronto al edificio de la Brigada de Investigaciones ubicado en Dalle Mura e Yrigoyen, al costado de la Seccional Tercera con la denuncia de robo en mano y los papeles que acrediten su propiedad.
Según se pudo saber, en uno de los allanamientos uno de los reducidores tenía acopiados un gran número de electrodomésticos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico