Absolvieron a dos hermanos llevados a juicio por abuso de armas y amenazas

El juez Alejandro Rosales dictó una sentencia absolutoria en el marco del juicio oral y público realizado contra los hermanos Javier (32) y Julián Marín (30).

El juez Alejandro Rosales dictó una sentencia absolutoria en el marco del juicio oral y público realizado contra los hermanos Javier (32) y Julián Marín (30), acusados como presuntos autores de los delitos de abuso de armas y amenazas simples. El magistrado afirmó que no logro formar plena convicción en cuanto a la existencia de los acontecimientos descriptos, lo que provoca una duda razonable que debe concluir en un pronunciamiento absolutorio, argumentó.
En la sala de audiencias de la Oficina Judicial de Sarmiento se desarrollo una audiencia de lectura de la sentencia. El Ministerio Público estuvo representado por la fiscal Laura Castagno y los acusados recibieron el asesoramiento técnico del abogado adjunto de la defensa pública, Gustavo Oyarzun.
En la oportunidad, Rosales describió los aspectos centrales ocurridos durante el juicio y argumentó jurídicamente los fundamentos de su decisión. En su fallo ordenó absolver libremente de culpa y cargo a Javier Marín, en orden a los delitos por los que fue acusado por el Ministerio Publico Fiscal. La calificación legal escogida por los acusadores, había sido la de autor del delito de abuso de armas. La misma decisión alcanzó a Julián Marín, a quien los investigadores llevaron a juicio, imputado por el delito de amenazas.
De acuerdo a la acusación que había presentado la Fiscalía, el 7 de marzo a las 4:20, en un domicilio ubicado sobre la calle Kulper del barrio Juan XXIII, Javier Marín golpeó la puerta de una vivienda y gritó "dale chueco levántate, abrime que ya te vi".
Según los investigadores, la víctima decidió no responder. Luego el acusado efectuó un disparo contra la puerta de ingreso de la vivienda.
En este contexto, el damnificado dio aviso a personal policial que logró detener al sospechoso detrás del local nocturno "La gota fría", en el barrio 21 de Junio. Transitaba a bordo de una camioneta, en compañía de otras cinco personas.
En tanto, el segundo incidente se registró esa misma madrugada en uno de los pasillos de la comisaría de Sarmiento. En ese lugar los hermanos Marín, junto a otras personas habían sido demoradas por la policía, se encontraban a la espera de ser identificados y trasladados al Hospital Rural.
Los acusadores sostuvieron que Julián Marín amenazó de muerte a un empleado policial. De acuerdo al relato fiscal, el detenido le dijo: "a vos milico hijo de puta te voy a hacer cagar, a vos y a tu familia, yo sé dónde viven, porque paso todos los días por el frente". La acusación también señalaba que profirió amenazas a un suboficial.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico