"Acompañamos a Maxy y valoramos que pueda estar con vida dando un testimonio de fuerza"

Vanesa Orieta, hermana de Luciano Arruga, llegó a la provincia para solidarizarse con la familia Almonacid en medio del juicio contra cinco policías por abuso sexual, torturas y privación ilegítima de la libertad. Orieta destacó la valentía de Maxy al dar testimonio en el proceso. En cuanto al juicio para hoy se prevé que se inicien la declaración de los testigos de la defensa.

Mientras continúa el juicio contra cinco efectivos policiales de la seccional Segunda de Trelew, por la violación y tortura de un joven de 16 años el 18 de enero de 2012, se siguen sumando adhesiones para que se concrete la condena de los imputados por abuso sexual ultrajante por tratarse de personal perteneciente a las fuerzas policiales, tortura y privación ilegítima de la libertad, delitos que pesan sobre Anibal Muñoz, Carlos Treuquil, Carlos Pato, Sergio Castillo, Hugo Ortiz con distintos grados de participación.

Desde la jornada de ayer permanece en la provincia Vanesa Orieta, reconocida luchadora contra los abusos policiales, lamentable causa que hizo propia tras perder a su hermano en manos de la policía. Vanesa es hermana de Luciano Arruga, un joven de Buenos Aires desaparecido en 2009 cuando sólo tenía 16 años después de que se negara a robar para policías corruptos. Sus restos aparecieron recién en el año 2014, Luciano había sido enterrado como NN en el cementerio de Chacarita. Su aparición marca el comienzo de una pelea constante de parte de sus familiares para que esto no se repita.

"Acompañamos a Maxy y valoramos que pueda estar con vida dando un testimonio de fuerza y que la familia sepa que no estamos alejados de lo que ellos denuncian, tenemos que estar fortalecidos para seguir visibilizando esto", aseguró Orieta.

Con el objetivo de acompañar a la familia de Maxy Almonacid, Vanesa llegó a Trelew y en diálogo con El Patagónico señaló que sigue el caso desde Buenos Aires e hizo hincapié en el valor que tiene la palabra de Maxy en el proceso judicial. "Lamentablemente pocas veces nos encontramos con la denuncia de una persona con vida porque en la mayoría de los casos nos encontramos directamente con jóvenes asesinados por gatillo fácil, o desaparecidos y eso debilita los procesos judiciales que terminan afectados por el paso del tiempo, el entorpecimiento por parte de la policía de la investigación, una justicia que no termina de aggiornar sus ideas, y el sistema político y los medios que muchas veces no acompañan la lucha de los familiares", detalló.

En este punto, recordó que "con la causa de Luciano, también denunciamos torturas previas antes de su desaparición forzada el 31 de enero de 2009, por esto logramos que se condene a un policía Diego Torales y entendemos que se hace tremendamente necesario empezar a organizarnos con los familiares para visibilizar esta problemática y que se haga justicia".

En la jornada de hoy se espera que se inicien las presentaciones de los testigos de la defensa y Vanesa indicó que continuará en la provincia siguiendo el proceso judicial acompañada de la Comisión Contra la Impunidad y por la Justicia. "Acompañamos a Maxy y valoramos que pueda estar con vida dando un testimonio de fuerza, y que la familia sepa que no estamos alejados de lo que ellos denuncian tenemos que estar fortalecidos para seguir visibilizando esto", que aseguró Orieta tiene réplicas en todo el país.

"Desde el inicio de la democracia 5 mil pibes muertos por gatillo fácil, se han desaparecido más de 200 personas en democracia y no cesan las mujeres víctimas de trata", indicó la referente y reconoció que desde el grupo de Familiares y Amigos de Luciano Arruga consideran que el problema de la violencia institucional no se puede atribuir a un solo gobierno o sector político.

"Nosotros preferimos no encuadrar este análisis en situaciones políticas determinadas, sabemos que este período va a ser cruel con los humildes y los trabajadores, pero consideramos que desde la apertura a la democracia todos los gobiernos constitucionales no han visibilizado esta problemático y no han puesto todos los recursos que tienen a disposición para avanzar en estos procesos".

Al respecto de la violencia que se engendra detrás de un caso de abuso policial, Orieta indicó que no se puede dejar de contemplar "la violencia que se genera en la familia de la víctima , muchas las familias después de la muerte o ataque a un familiar el grupo sigue siendo víctima de un montón de situaciones en las que siguen poniendo en riesgo vidas" y eso aún tampoco es atendido.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico