Activistas dicen que se iniciaron mediciones para desmantelar la planta de Monsanto

El 21 de setiembre de 2013, tras un festival multitudinario al que llamaron "Primavera sin Monsanto", los activistas resolvieron impedir el avance de la obra con un bloqueo al acceso al predio y un acampe que mantienen hasta hoy.

Activistas del acampe que desde hace casi tres años bloquea la planta que Monsanto intenta instalar en la localidad cordobesa de Malvinas Argentinas informaron que personal de una compañía contratista les aseguró que "comenzaron con las mediciones para desmantelar las instalaciones", aunque no han recibido ninguna notificación oficial por parte de la empresa multinacional.
"Ayer por la tarde (por el lunes) fueron a la planta personas que dijeron pertenecer a la empresa Astori Estructuras. Llegaron en un auto ploteado, ingresaron por el costado y, cuando salieron, les dijeron a los compañeros que están en el bloqueo que habían ido a hacer una inspección ocular para desmantelar lo que queda de la planta", describió a Télam Lucas Vaca, vecino de Malvinas Argentinas y miembro de la Asamblea del Bloqueo a Monsanto.
"Cuando fuimos a pedir explicaciones a la Municipalidad nos dijeron que no sabían nada, así que exigimos a la intendenta que tome el asunto y nos aclare qué es lo que está sucediendo", manifestó Vaca.
Una fuente comunal de Malvinas Argentinas dijo a Télam que "desconocen si Monsanto continuará o no en la planta" y que no han recibido ninguna notificación al respecto.
En junio de 2012, se había enjuiciado por primera vez a un productor agropecuario y un aerofumigador a quienes condenaron a tres años de prisión por causar contaminación en el barrio Ituzaingó Anexo -que, al igual que Malvinas Argentinas- se encuentra a pocos kilómetros de Córdoba capital.
Las Madres de Ituzaingó, la organización que impulsó aquel juicio con la figura de Sofía Gatica a la cabeza, se acercaron a Malvinas Argentinas para organizar con los vecinos una resistencia a la instalación de esa planta en un predio de 27 hectáreas lindero con la ruta provincial 188. El 21 de setiembre de 2013, tras un festival multitudinario al que llamaron "Primavera sin Monsanto", los activistas resolvieron impedir el avance de la obra con un bloqueo al acceso al predio y un acampe que mantienen hasta hoy.
Paralelamente, impulsaron acciones judiciales y se logró frenar la construcción a través de un fallo de la Justicia provincial, en enero 2014, y al mes siguiente el gobierno cordobés rechazó el informe de impacto ambiental que había presentado la empresa.
"Nuestro objetivo es estar 200 años en Córdoba. No es un negocio temporal, sino de larguísimo plazo. Venir a Córdoba fue una decisión muy pensada.", dijo entonces a la prensa el gerente de Asuntos Corporativos de Monsanto, Adrián Vilaplana.
El fiscal anticorrupción Hugo Amayusco imputó al ex intendente de Malvinas Argentinas, Daniel Arzani, y al ex secretario de Ambiente de la Provincia, Luis Bocco, por haber autorizado en forma irregular el uso del suelo en los que se comenzó a levantar la semillera.
Tras una consulta de esta agencia, Monsanto no había brindado declaraciones que negaran o ratificaran si desmantelarán la planta que proyectaron construir en Malvinas Argentinas.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico