Actualmente hay más de cinco mil vehículos en el corralón municipal

En el corralón municipal de Comodoro Rivadavia continúa acumulando vehículos. Actualmente hay cinco mil autos, entre chatarra que lleva más de 30 años en el lugar.

Durante el año 2015 Diario Patagónico daba cuenta de la situación y describía que en ese momento eran cerca de mil vehículos que estaban en el predio municipal. Hoy, esa cifra se superó ampliamente y se busca dar una solución para descomprimir del lugar la chatarra.

Durante el año pasado, se trataba de un amplio porcentaje de autos que llegaban secuestrados al corralón y que habían sido incautados en controles de alcoholemia, sumados a los que en algún momento, cometieron una infracción y sus conductores no lograban retirarlos ya que no podían reunir la documentación correspondiente o la multa que debían abonar era imposible de pagar.

"Hay chatarra que hoy llevan más de treinta años que prácticamente ni los retiran y han caducado", señaló el secretario de Seguridad del municipio, Antonio Zuñiga a este medio.

De esta forma, cuando el vehículo ya permanece en calidad de chatarra, el municipio no tiene autorización alguna para disponer de ellos, salvo expresa autorización judicial.

Desde el Ejecutivo, por esta razón, realizó un expediente que en este momento se encuentra bajo la Asesoría Letrada "para determinar qué se hace con esa chatarra, pero falta el dictamen" y posteriormente "un chatarrero proceda al retiro de los mismos, obviamente con un costo cero. Y darle un marco legal", informó el secretario como una posibilidad para descomprimir el corralón.

En algunos casos -explicó el funcionario- se trata de chatarra que no tiene ningún tipo de documentación ya sea patente, numeración fiscal automotor, entre otras cosas. "Hoy en promedio habrá más de cinco mil vehículos en el predio, entre ellos, hay chatarra apilada en ese sector ocupando un espacio importante".

En este sentido, graficó que los conductores que en algún momento cometieron una infracción no logran reunir la documentación correspondiente o la multa que deben abonar se va acumulando y tornándose abultada. Así con el correr de los días y llegados los fines de semana la cifra se aumenta con los automóviles secuestrados durante los controles de alcoholemia.

En los últimos tiempos y a raíz de los constantes procedimientos que se vienen realizando en horas nocturnas en diferentes puntos de la ciudad, ha crecido sobremanera el acarreo de vehículos al corralón, con el consecuente deterioro que tiene para el automotor estar sujeto al abandono en un predio al descubierto.

De todos modos el municipio convoca a todos los propietarios que posean vehículos afectados al corralón a regularizar la situación, ya que lo que en un comienzo se proyectó como un espacio para la permanencia de pocas horas o días, hoy se convirtió en un depósito donde va quedando poco lugar.

Una situación similar se presenta en la zona aledaña al corralón municipal, donde está el depósito de vehículos que son secuestrados por policía. Para poder retirarlos, sus dueños deben presentar la respectiva orden judicial que así lo autorice. Allí se alojan vehículos que fueron retenidos en secuestros que efectúa la propia policía y los automotores que están en custodia por distintos procedimientos de la justicia.

"Como hay un vacío legal, hay que encontrar un marco legal para que podamos oxigenar el corralón". Ante la posibilidad de regularizar la situación, el infractor puede dirigirse ante el juez natural de la causa, también al área de cobro judiciales del municipio y realizar un plan de pagos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico