Admitió haber abusado de una niña y recibió una condena en suspenso

El acusado admitió ante el juez Mariano Nicosia haber cometido distintos abusos sexuales contra una niña entre diciembre de 2013 y marzo de 2014. Los mismos se consumaron en la vivienda de un familiar de la víctima y en el interior de un vehículo. El delito fue agravado porque el depravado tenía en guarda transitoria a la menor de edad. A pesar de ello, fue condenado a 3 años de prisión en suspenso.

La audiencia enmarcada en un juicio abreviado se desarrolló ayer en la Oficina Judicial de Comodoro Rivadavia.
El fiscal general Martín Cárcamo, responsable de la Agencia de Delitos Sexuales, detalló que los delitos se consumaron en el interior de la casa de un familiar de la víctima. También en circunstancias en que el individuo trasladaba a la niña a bordo de un automóvil, aprovechando que estaba solo con ella.
En ese sentido, Cárcamo calificó el caso como "abuso sexual simple, dos hechos; en concurso real con abuso sexual simple, agravado por la guarda transitoria".
El acusador público pidió que el acusado -identificado con las iniciales de A.I.G.- sea condenado a la pena de tres años de prisión en suspenso más el estricto cumplimiento de reglas de conducta.
Mientras, el imputado asistido por el defensor público Esteban Mantecón admitió voluntariamente su participación en los abusos sexuales y aceptó la pena propuesta por el Ministerio Público Fiscal.
Fuentes judiciales explicaron que esa clase de delito en contra de la integridad sexual "sucede cuando la víctima es sometida a contactos sexuales, manoseos o tocamientos en zonas íntimas con fines sexuales".
Ese tipo de contacto sexual "se produce en situaciones en las que, o bien el consentimiento no está dado porque el hecho fue realizado mediante violencia, amenaza o abuso de poder, o bien no puede ser dado porque se cometió contra un niño o una niña que tiene menos de 13 años".
El magistrado homologó el acuerdo a partir de la calificación legal propuesta por la Fiscalía y lo condenó a la pena de tres años de prisión condicional. También deberá cumplir reglas de conducta consistentes en fijar residencia, presentarse en forma periódica ante el Cuerpo de Delegados de Control y no consumir alcohol ni estupefacientes.
El condenado además deberá someterse a un tratamiento psicológico y no podrá tener contacto ni acercarse a la menor de edad que fue su víctima.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico