Advierten que en el 80 por ciento de las violaciones se utiliza burundanga

El uso de esta sustancia es cada vez más frecuente en los casos de abusos sexuales. "El efecto de la droga es muy potente, las chicas quedan a merced de sus agresores", señaló la titular de AVIVI, María Elena Leuzzi.

Es una cifra que preocupa: en ocho de cada diez casos de violaciones denunciados hay presencia de burundanga en las víctimas. Así lo reveló la titular de Ayuda a Víctimas de Violación (AVIVI), María Elena Leuzzi.

En la mayoría de los casos, los agresores "marcan" a sus víctimas en boliches y les ofrecen bebidas mezcladas con esta peligrosa droga. Luego aprovechan los efectos de esta sustancia para abusar de sus víctimas, quienes aunque se mantienen consientes no pueden defenderse.

"Durante los fines de semana, el 80% de las atenciones que hacemos por chicas abusadas se relaciona a casos iniciados en discotecas, con víctimas que son abordadas e invitadas a beber algo que contiene la droga, por lo que ya no son dueñas de sus actos", explicó Leuzzi al Diario Popular.

En este sentido, contó que la organización que preside recibe llamados de las víctimas de abusos los fines de semana a la mañana. "Es un problema recurrente, surgido del relato de las propias chicas, que recuerdan la situación en toda su extensión, pero dicen que no pudieron pedir auxilio o escapar, porque no podían gobernar su cuerpo".

La escopolamina, también conocida como burundanga, es una droga altamente tóxica. Una sobredosis de esta sustancia puede causar delirio, y otras psicosis, parálisis, estupor y hasta la muerte.

Si bien su utilización cada vez es más frecuente en la Argentina, no sólo afecta a nuestro país. El pasado viernes trascendió que los análisis toxicológicos realizados sobre muestras de los cuerpos de Marina Menegazzo y María José Coni, las mendocinas asesinadas en Ecuador, dieron como resultado la presencia de burundanga.

"Es aberrante. Pero lamentablemente la utilización de burundanga también se extendió en nuestro país. Acá ocurre en las discotecas. Por eso siempre estamos pidiendo que se concientice en los hogares, para que las chicas vayan a divertirse, pero no acepten tragos de gente desconocida. Están bajo muchísimo riesgo", aconsejó Leuzzi.

Las chicas que fueron abusadas bajo los efectos de la burundanga"pueden narrar el momento en que estaba sucediendo el abuso" dado que ellas están consciente en todo momento aunque no pueden moverse ni defenderse.

"Ellas haciendo toda la fuerza para sacarse de encima a los abusadores, pero sin éxito. Son conscientes que las violaron y no se pudieron defender. El efecto de la droga es muy potente, quedan a merced de sus agresores. En muchos casos tenemos agresores sexuales múltiples. Es decir, varios varones se ponen de acuerdo para drogar a una joven y luego abusarla. Espantoso", dijo Leuzzi.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico