AFIP recibirá información del exterior para cotejarla con datos del blanqueo

El titular del organismo recaudador, Alberto Abad, adelantó que en el corto plazo el organismo comenzará a recibir datos del extranjero para comparar eventuales anormalidades de fondos no declarados.

El titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Alberto Abad, afirmó ayer que el sinceramiento fiscal contempló todos los condimentos locales e internacionales para que los adherentes ingresaran en el circuito formal y adelantó que en el corto plazo el organismo comenzará a recibir datos del exterior para cotejar eventuales anormalidades de fondos no declarados.
"De afuera comenzamos a recibir datos dentro de dos meses", señaló de manera escueta Abad a modo de advertencia para aquellos ciudadanos que no ingresaron al blanqueo fiscal y para quienes lo hicieron de manera parcial.
Abad realizó esta afirmación ayer al mediodía durante un encuentro realizado por el Rotary Club de Buenos Aires en el Sheraton Libertador Hotel.
"El sinceramiento fiscal se pudo llevar adelante porque "supimos alinearnos a una agenda global, particularmente de la OCDE y el G-20 que pusieron el tema sobre la mesa, más los agentes de los bancos internacionales que pidieron a sus clientes las debidas aclaraciones sobre el origen de los fondos depositados en las cuentas corrientes", señaló el titular de la AFIP.
Al respecto, añadió que desde el punto de vista local "mucha gente, con más de 50 años, hijos y nietos, decidió blanquear porque sentían que su patrimonio se estaba desarmando en el exterior".
Por otro lado, el titular de la AFIP reiteró que a fin de este año "toda la actividad comercial tendrá la obligación de aceptar los pagos con tarjeta de débito, incluidos los cirujanos plásticos, los psicólogos y los contadores", entre otras actividades autónomas.
"El efectivo es la pareja ideal del (circuito) negro y la evasión. Un enemigo de la formalidad, por lo tanto también de la sociedad organizada", explicó.
Durante su presentación, siempre acompañado por el power point de ocasión, Abad destacó, entre otras conclusiones que "es claro y necesario consensuar una nueva agenda y repensar el rol del Estado para que pueda ser un articulador entre lo global y lo local".
"Si no damos un salto cualitativo vamos a estar en la sombra gris de la historia durante muchos años", reflexionó, y agregó que "tenemos más capacidad de decir en qué no estamos de acuerdo que referirnos a lo que sí lo estamos".
En este contexto, puntualizó cuatro "pilares" a los que definió como "tensiones macro": demografía, globalización, cambio climático e infotecnología.
En el rubro demográfico, a su juicio un tema "central y estratégico", instó a darle mayor importancia al "envejecimiento poblacional que se nos viene encima y tendrá efectos en los más jóvenes y los más viejos".
En cuanto a la globalización, recordó: "aunque se trate de una palabra usada y gastada, todos los flujos se encuentran globalizados, aunque el que más nos preocupa es el crimen organizado".
"Sobre cambio climático escuchamos y sabemos pero hacemos poco. Y en referencia a la infotecnología estamos de lleno en una sociedad digital en la cual a veces ni siquiera tomamos conciencia del avance de la robotización, que según estudios, está en condiciones de reemplazar al 50 por ciento de las actividades", indicó el funcionario.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico