Agredió a la empleada de un sex shop porque quería que lo atendiera un hombre

En "Sensual Sur" se vivió una tarde distinta. Un individuo ingresó ayer para comprar ropa interior femenina pero requirió que lo atendiera un hombre para que le dijera cómo le quedaba. La empleada le dijo que solo se encontraba ella, lo que generó una discusión. El sacó un arma blanca y terminó lastimando a la empleada. Después huyó.

Un hombre de aproximadamente 30 años ingresó ayer, a las 17:30, al local "Sensual Sur", ubicado en Rivadavia 944, con la intención de comprar ropa interior femenina para él. La empleada que lo atendió está habituada a atender todo tipo de pedidos, aunque generalmente cuando un hombre pide ropa femenina es porque espera vérsela puesta a su pareja.
Pero en este caso el individuo quería que lo atendiera un hombre para poder decirle "objetivamente" cómo le quedaba puesta la lencería a él.
La empleada le trató de explicar que se encontraba sola y que no había un hombre para poder satisfacer su pedido. Pero la explicación solo enojó al energúmeno que empezó a degradar las condiciones del local y de sus empleados.
El individuo insistía en que no compraría el producto sino era atendido por hombre, por lo que la vendedora le dijo que si no estaba conforme se podía retirar del local.
La discusión se volvió más agresiva y el hombre no escatimó insultos para con la empleada, por lo que ésta volvió a solicitarle que se retirara del local. El individuo no quiso entrar en razón y exigía ser atendido. Hasta amenazó con denunciarla por "discriminarlo". La empleada se mantuvo firme y le pidió que se retirara o llamaría a la policía.
El hombre le dijo entonces que se retiraba pero aprovechando una distracción de la mujer, sacó un arma blanca de entre su masculina ropa y le tiró varios puntazos. La víctima esquivó cada uno de los intentos, pero uno de ellos le terminó generando un grave corte en el dedo índice de la mano derecha.
El agresor, entonces, se asustó y escapó. Testigos ocasionales manifestaron a las autoridades que se habría dirigido a la calle Francia, hasta perderse en inmediaciones del sector conocido como “Rincón del Diablo”.
En tanto, la mujer dio alerta a los efectivos de la Seccional Primera ya que la herida le hizo perder gran cantidad de sangre. Los policías dieron alerta al personal del Hospital Regional. Después, la mujer se manifestó asustada ante la posibilidad de que volviera quien sólo compra lencería femenina si lo atiende un hombre que le dice cómo le queda.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico