Aguardan los resultados del test de pólvora en las manos de Puchi

Hasta ahora los indicios recolectados por los investigadores policiales sobre la muerte de Mario Puchi, encontrado con un tiro en la cabeza el sábado a la mañana en el interior de su auto, en una calle del barrio San Cayetano, conducen a un presunto suicidio. La autopsia reveló que murió de un solo disparo y que su deceso se produjo entre las 20 y la 21 del viernes. Horas antes se había comunicado con una hermana y con sus dos últimas parejas a quienes les habría revelado que no quería vivir más. A partir de la hipótesis de que se quitó la vida, la policía busca determinar qué pasó con el arma. Todo indicaría que alguien que pasó por el lugar la robó.

Si bien las autoridades judiciales y policiales mantienen firmes presunciones de que el trabajador camionero Mario Antonio Puchi (33), se habría suicidado, todavía resta conocer el resultado de las pericias realizadas. Es que al no encontrarse en el auto el arma utilizada tampoco se puede descartar la hipótesis de un homicidio.
A partir de la presunción de que Puchi se quitó la vida, el caso es investigado como un presunto suicidio seguido de robo calamitoso, como ya señaló ayer este diario. Se cree que personas que vivirían en la zona descubrieron el cuerpo dentro del Chevrolet Classic, estacionado sobre la esquina de Polonia y Cospi del barrio San Cayetano y se robaron el arma después de destrozar con una piedra una de las ventanillas traseras. Tampoco se halló en el automóvil la billetera de la víctima ni su teléfono celular.
Personal policial de la Seccional Sexta como de la Brigada de Investigaciones pudieron determinar también que el hombre se había estacionado a poco más de cien metros de la casa de su última pareja. Incluso registraba una medida cautelar de prohibición de acercamiento hacia el domicilio de la mujer.
Los investigadores además reconstruyeron que el viernes por la tarde Puchi concurrió al trabajo de la ex pareja, en una estación de servicio de la avenida Yrigoyen. Es que efectivos de la Seccional Tercera concurrieron a ese lugar y le dijeron al conductor del Corsa que se retirara frente a la prohibición de acercamiento que pesaba sobre su persona.
Posteriores testimonios de familiares, de su última pareja y también de la madre de sus dos hijos coincidieron en que habían recibido llamadas desde el teléfono celular de Puchi entre las 20 y las 21 del viernes. En todas las comunicaciones habría afirmado que se quería quitar la vida.
A esas declaraciones se sumaron las pericias científicas como el secuestro del plomo de una bala 9 milímetros incrustado en el techo del rodado. Sería el mismo que le provocó el oficio de entrada y salida desde el parietal izquierdo hacia la cabeza. Por otro lado, resta analizar una serie de registros de cámaras de seguridad de la zona para sumar más evidencias.
DERMONITROTEST
El resultado de la autopsia determinó que Puchi falleció por un único disparo en la cabeza. Los análisis sostienen que se habría quitado la vida entre las 20 y las 21 del viernes, aunque el cuerpo recién fue descubierto por un transeúnte a las 8:35 del sábado. Teniendo en cuenta esa franja horaria, la policía presume que el robo del arma se habría producido en la madrugada.
Una prueba determinante para la investigación que confirmará si se trató de un suicidio será el resultado del examen de dermonitrotest para conocer si las manos del fallecido contenían presencia de pólvora. El fiscal de la causa deberá esperar al menos una semana para obtener esos resultados que fueron enviados al laboratorio forense.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico