Ahora es posible dormir en la casa de Pablo Escobar

El galerista Lio Malca abrió un hotel en la que fue residencia en México del narcotraficante colombiano. Casa Malca invita a disfrutar de la brisa del mar y el sonido de las olas por sus grandes ventanales, además de seguir los rastros de uno de los delincuentes más temidos.

Dormir bajo el mismo techo que un día lo hiciera el hombre más poderoso de la mafia colombiana es posible en Tulum, en la costa Mexicana de Quintana Roo. En esta localidad, bañada por el mar Caribe, se escondía una de las antiguas mansiones del narcotraficante Pablo Escobar, que en sus épocas de gloria fue responsable del ingreso del 80% de la cocaína que entraba a Estados Unidos.
Abandonada durante diez años, esta casa a pie de playa fue descubierta en 2003 pero no sería hasta 2012 cuando el famoso galerista y coleccionista de Nueva York, Lio Malca, comprara la propiedad para convertirla en un hotel boutique respetuoso con el medio ambiente.
Así nació Casa Malca, un alojamiento que invita a imaginarse cómo vivía uno de los criminales más ricos y poderosos del mundo al tiempo que sumerge al huésped en una construcción ecológica que contrasta con la decoración de arte contemporáneo -de la colección personal de Malca- de la casa. Una combinación de arte, lujo y privacidad a pie de playa.
Lujosa pero rústica, la casa invita a disfrutar de la brisa del mar y el sonido de las olas por sus grandes ventanales. Rodeada por una exuberante vegetación de la selva, las habitaciones son espaciosas y cómodas.
También quedan rastros propios de la guarida de Escobar, como un túnel que recorre todo el perímetro y unos tejados que facilitan la vigilancia privada. Es por eso que la villa cumple con lo que promete: "su experiencia será como ninguna otra".
El hotel dispone de nueve suites y 26 habitaciones decoradas con una mezcla ecléctica de color y lujo. Casa Malca apuesta además en sus restaurantes Ambrosia Restaurante Bar; Filosofía/ Philosophy Restaurante Bar y Haring Bar por una cocina moderna y ligera, nutrida de ingredientes locales, trabajada con cariño y respeto por el producto y el medio ambiente.
Sus habitaciones están decoradas con un sofisticado mobiliario, vistas de lujo a una playa privada de más de 300 pies y una colección de arte sin paralelo, que incluye obras de arte de artistas de la talla de Ketih Haring, KAWS y Kenny Scharf.
A 24 años de su muerte, Pablo Escobar es recordado como uno de los narcotraficantes más poderosos y sanguinarios de Colombia y América Latina. El 2 de diciembre de 1993, Escobar fue asesinado a tiros por la policía colombiana. La operación policial marcó el fin del Cártel de Medellín, que lideró Escobar y que sembró el terror.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico