Ahora vecinos del Juan XXIII se quejan por el colapso cloacal

Los habitantes del complejo habitacional Covicup denunciaron que están cansados de convivir con las calles inundadas de aguas servidas. En los alrededores de la Escuela 183 continúan los montículos de lodo y distintas cuadras están anegadas por líquidos cloacales.

Las quejas por los distintos inconvenientes que dejó el temporal a lo largo y ancho del barrio Juan XXIII parecen ser de nunca acabar. Si bien las cloacas están colapsadas en gran parte de Comodoro Rivadavia, en el sector de los dúplex situados sobre Tres Sargentos, entre Mariano Rodríguez y Juan Azurduy, la situación es crítica.
Ayer en diversas arterias se podía observar que el líquido oscuro y nauseabundo se encuentra de cordón a cordón. Los habitantes prácticamente ingresaron al frente de sus casas a través de los vehículos que estacionan arriba de las veredas.
En algunas cuadras recién ayer comenzaron a drenar las cloacas y los vecinos pudieron utilizar sus baños, aunque fue en pocos lugares. De todos modos, se podía observar un gran movimiento de máquinas viales despejando las calles de arena entre las lagunas de aguas servidas.
Después de ese trabajo, como recalcaron autoridades municipales, personal de la Sociedad Cooperativa Popular Limitada (SCPL) podrá desobstruir las bocas de tormenta para sanear la problemática cloacal.
Algunos vecinos a pala continuaban ayer sacando arena de las veredas de sus viviendas. Sobre la calle Juan Azurduy, entre Lisandro de la Torre y Tres Sargentos, aún continuaban tapados por tierra tres automóviles estacionados afuera de un domicilio.
Además, los integrantes de la familia que reside en esa vivienda todavía no salen al exterior y “se encuentran muy mal emocionalmente”, indicó una habitante de la cuadra.
Otros vecinos también padecen la misma situación psicológica y “nadie se acercó a visitarlos”, cuestionó la vecina.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico