Ainhoa evoluciona favorablemente: "es una nena feliz"

Ainhoa García tiene un año y cuatro meses y desde muy pequeña sufrió problemas respiratorios. Recientemente, fue operada en Buenos Aires y ahora se recupera favorablemente, junto con el cariño de sus padres.

"Nos fue muy bien en el (Hospital) Garrahan la intervinieron, le hicieron endoscopia, le lograron sacar lo poco que le quedaba lastimado", explicó a El Patagónico Patricia Neira, la mamá de Ainhoa.

La pequeña tenía apenas siete meses cuando estuvo internada en el Hospital Regional en terapia intensiva con un coma inducido y allí debieron practicarle una traqueotomía, que por el prolongado tiempo de entubamiento se le complicó y le provocó dificultad para respirar.

El 6 de marzo tuvo una nueva cirugía en el Hospital Garrahan de Buenos Aires y las noticias son más que alentadoras. "El día 9 le pusieron válvula fonatoria ya para taparle la cánula y ver cómo reaccionaba su cuerpo y gracias a Dios respondió bien, estuvo una semana así. La controlaron con el tema de oxígeno y arritmia cardíaca, así que el médico le cerró su traqueotomía", relató Patricia.

Desde ahora y ya en la ciudad la pequeña se tiene que controlar con una especialista en pulmón y seguir con los controles médicos hasta el mes de noviembre, fecha en que deberá viajar nuevamente hacia Buenos Aires, donde los especialistas verán la evolución de Ainhoa.

"Ella está en un proceso de descanulamiento, si sigue todo bien recién en noviembre le podrán sacar definitivamente su traqueotomía", expresa la mamá.

La familia de Ainhoa tuvo que recorrer un difícil camino, sin embargo en ninguna oportunidad se dieron por vencidos, contando con la ayuda de los familiares, amigos y comunidad de Comodoro Rivadavia. "Fue un cambio total, después de 1 año y 4 meses escuchar que mi hija diga 'papá', que llore es la alegría más grande del mundo", señala con emoción Patricia que sigue de cerca los días de su pequeña hija.

Patricia comenta que "hoy en día es la nena más feliz del mundo, grita, te llama, corre, juega, cosa que antes no podía hacer por temor a que no se golpeé la cánula. Hoy, sale afuera y juega con la tierras, siempre con cuidado".

Sobre el final la joven madre agradeció a las personas que acompañaron en este proceso y la solidaridad en los eventos que se organizaron para que la nena pueda viajar a Buenos Aires.

"El apoyo fue algo increíble la cantidad de gente que nos ayudó, los chicos de Corsa del Sur, la Peña de Boca Comodoro, la Carnicería Faisca que donó elementos para la feria que se hizo, la Municipalidad. Comodoro es muy solidaria. Gracias a eso me hija pudo viajar y le hicimos el tratamiento", finalizó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico