Al detenido por el asesinato del remisero le dictaron cuatro meses de prisión preventiva

Miguel Angel Sotello fue imputado por el homicidio en ocasión de robo que tuvo como víctima a Fernando Schmidt durante la madrugada del domingo. También se imputó a Leonardo Jesús Aguilar y Claudio Alberto Huilipan por robo simple y encubrimiento agravado. Aguilar y Huilipan, quienes están implicados en el robo de una cámara en la agencia de remises donde trabajaba la víctima, recuperaron la libertad y no podrán acercarse a la agencia de remises Aleisa, mientras que el presunto homicida quedó detenido con prisión preventiva por cuatro meses. El mismo plazo se otorgó para investigar.

El control de detención de las tres personas que fueron vinculadas con el homicidio del remisero Fernando Schmidt (35), se llevó a cabo ayer en la Oficina Judicial en horas de la tarde. El acto fue presidido por la juez penal de turno, Raquel Tassello, mientras que el Ministerio Público fue representado por el fiscal general, Héctor Iturrioz. Los imputados, en tanto, fueron asistidos por el defensor público Esteban Mantecón, en el caso de Sotello (18) y por la defensora pública Vanesa Vera en el caso de Aguilar (24) y Huilipan (29).
En ese marco el acusador público pidió que se declare legal la detención de Sotello, la cual fue realizada mediante orden judicial. En el mismo sentido se expresó respecto a los otros dos sospechosos, quienes fueron detenidos en flagrancia, aunque sin lograrse secuestrar el botín.

RELATO FISCAL
De acuerdo a la información que recabó la Fiscalía, el homicidio en ocasión de robo ocurrió a las 4:10 del domingo cuando Sotello –de nacionalidad paraguaya y residente en Comodoro Rivadavia desde hace 10 años- se presentó en la agencia Aleisa, que funciona en avenida Juan XXIII 553 de barrio Ceferino Namuncurá, frente al Cementerio Oeste y pidió un vaso de agua para luego solicitar el servicio para ser trasladado a un domicilio de calle Soldado Almonacid.
En la agencia de remises se encontraban el operador de turno y cuatro choferes, aunque por cuestiones de organización el viaje lo hizo Schmidt, a quien le correspondía salir en ese momento.
A los 10 minutos de haber salido de la base el chofer pidió auxilio. El fiscal cree que fue apuñalado mientras circulaba por Huergo y Las Orquídeas porque allí el auto impactó con un utilitario que estaba estacionado.
La víctima recibió al menos 15 puñaladas en la zona izquierda del tórax y a pesar del auxilio que rápidamente le brindaron sus compañeros, quienes lo trasladaron por sus propios medios a la guardia del Hospital Regional, falleció a las 4:45.
Iturrioz está convencido de que la autoría le cabe a Sotello. Ello a partir de los indicios que hilvanó y destacó ayer en la audiencia. Por un lado, el sospechoso fue individualizado a través del registro de video que quedó en el DVR de las cámaras de la agencia, cuyas imágenes fueron calificados como de muy buena definición. A la vez, se realizó un recorrido fotográfico con los archivos policiales junto a los testigos –medida que fue cuestionada por la defensa—y el otro dato que resaltó el fiscal fue la coincidencia del lugar donde recibió las heridas, con la mano que maneja el sospechoso. Es que este recibió el vaso de agua con la mano izquierda –quedó grabado por las cámaras de la agencia- y mientras viajaba en el remis, desde atrás habría utilizado la misma mano para apuñalar en la zona torácica izquierda a Schmidt.
En otro orden de cosas, se puso énfasis en el cambio que efectuó el imputado en su cabellera, afirmándose que en el video se puede observar que tiene una cola y rapado alrededor de esta, mientras que al momento de la detención la cola ya no la tenía y se evidencia que fue cortada, quedándole mechones irregulares en esa zona de la cabeza.

SECUESTRO
En escasas horas de investigación se logró secuestrar un cuchillo con manchas de sangre que fue arrojado hacia el patio de un vecino de la polémica familia Nieves –en el barrio San Martín-, casa que frecuenta el imputado.
Hay que recordar que este fue detenido en el predio que los Nieves ocupaban en la zona de La Saladita, sobre calle 553. Allí, además, los vecinos que dijeron no querer tener problemas con la Justicia, hicieron entrega de una mochila en la cual se encontró un buzo gris, el mismo que habría utilizado Sotello cuando llegó a la agencia de remises.
En los secuestros se incluyeron las zapatillas del sospechoso, las cuales tendrían manchas presuntamente de sangre.
La Fiscalía calificó el caso como homicidio en ocasión de robo y solicitó el dictado de la prisión preventiva para Sotello, tras fundar los peligros procesales de fuga y entorpecimiento de la investigación, junto al detalle de las causas que tiene en trámite. La última fue en diciembre por un abuso de arma de fuego.
La defensa se opuso al dictado de la medida de prisión, pero la juez entendió que la parte acusadora tiene elementos de convicción para tenerlo como probable autor del crimen y formalizó la apertura de la investigación, otorgándole cuatro meses para presentar la acusación y el mismo tiempo de prisión preventiva.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico