Al "Gato" Barrientos le revocaron las salidas transitorias de la alcaidía

Mientras Damián Martínez y Micaela Riofrío se mantienen prófugos, ayer el fiscal Héctor Iturrioz formalizó la investigación contra Denis "Gato" Barrientos, como sospechoso de haber participado en los dos robos agravados cometidos el domingo en viviendas de los barrios Pueyrredón y Fracción 15. Más allá de que está recluido en la alcaidía donde cumple una condena, la juez Raquel Tassello le dictó tres meses de prisión preventiva y le revocó las salidas transitorias de las que gozaba.

La juez Raquel Tassello le decretó ayer tres meses de prisión preventiva a Denis "Gato" Barrientos como sospechoso de dos casos de robo doblemente agravado por haber sido cometido con arma de fuego cuya aptitud para el disparo no puede ser acreditada.
El fiscal Héctor Iturrioz le abrió la investigación por los robos cometidos en la mañana del último domingo cuando Barrientos, al igual que Damián "Jaimito" Martínez, hacía uso de una de sus salidas transitorias que tiene de 8 a 20 desde la alcaidía policial donde cumple una condena.
El fiscal pidió el plazo de seis meses para concluir con la investigación. Mientras, la defensora María de los Angeles Garro no planteó objeciones respecto a los relatos de los hechos ni a la calificación jurídica escogida, ya que la misma es provisoria.
Iturrioz solicitó la prisión preventiva de Barrientos por tres meses, citando los peligros de fuga y entorpecimiento. Además por las características de los asaltos, ya que las dos familias víctimas se encontraban durmiendo y se ejerció violencia innecesaria. También se refirió lo preocupante de que personas privadas de su libertad salgan a delinquir.
Incluso dio a conocer que tanto Micaela Riofrío como "Jaimito" Martínez aún no fueron capturados por la Brigada de Investigaciones pese a los allanamientos realizados en sus respectivas viviendas.
La defensora María de los Angeles Garro dijo que Barrientos estaba con salidas transitorias ya que estaba cumpliendo condena en la alcaldía en un incidente de Ejecución, pero que "en esta causa rige el principio de inocencia". Y que hasta tanto no estén los resultados de los allanamientos no se puede atribuir a su asistido los hechos. Se opuso a la medida de prisión ya que Barrientos se encuentra ya cumpliendo condena en la alcaldía. Que ha fijado residencia –en Juan Díaz de Solís 2236- y que no se daban los peligros procesales de fuga y entorpecimiento de la investigación.
La juez Raquel Tassello en un momento le preguntó a Iturrioz que de buena fe diga cuándo estarían listos los peritajes a los teléfonos celulares secuestrados en los allanamientos –para establecer si son los robados a las víctimas-, lo que irritó al fiscal llevándolo a consultar a la juez: "¿Usted me pregunta si no tengo buena fe?".
Iturrioz explicó que además de la apertura de los teléfonos está pendiente una rueda de reconocimiento con cuatro testigos directos que pueden reconocer a Barrientos –todos lo vieron frente a frente- y que la expectativa de pena –la misma será de cumplimiento efectivo- puede llevarlo a no someterse a proceso. Incluso citó que este ya ha tenido tres rebeldías con la Justicia.

TERMINO LA ESCUELA
EN LA ALCAIDIA
Se supo que Barrientos terminó la escuela primaria en la alcaidía policial y de esa manera su defensor Leopoldo Puricelli pidió una reducción en su pena de seis meses, que con los computos establecía que desde el 12 de diciembre del 2015 podía ya a comenzar a gozar de la libertad condicional. La audiencia con Ejecución para que Barrientos lograse obtener ese beneficio todavía no había sido fijada, por lo que el fiscal procuró pedir la prisión preventiva antes que esta se celebrase.
Tassello resolvió tener por formalizada la apertura de investigación preparatoria de los hechos y la calificación jurídica esgrimida por el fiscal, teniendo por anoticiado a Barrientos y por asegurada su defensa técnica.
Y dictó asimismo su prisión preventiva por el término de tres meses –mismo plazo para la concluir la investigación- a partir de la existencia de elementos de convicción suficientes para tenerlo como probable autor o partícipe de los mismos. Por último hizo referencia a los peligros procesales de fuga y entorpecimiento de la investigación.
Tassello remarcó que el hecho es grave ya que se presume que Barrientos "utiliza una salida transitoria para salir a robar".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico