Al joven baleado en Kilómetro 5 ahora lo amenazaron para que levante la denuncia

Mientras Fernando Guevara, identificado como uno de los sospechosos de haber baleado el sábado por la noche a F.Q., continúa prófugo de la Justicia, ayer la víctima denunció que fue amenazada. En los allanamientos por la causa, la Brigada encontró un total de 47 tizas de cocaína en una vivienda frecuentada por uno de los sospechosos. Por la droga quedó detenido un joven ajeno al ataque, Jonathan Myburgh, quien se negó a declarar ante la juez Eva Parcio.

El allanamiento, que por la investigación del asalto del sábado a la noche en Kilómetro 5 concretó el lunes a la tarde la Brigada de Investigaciones en una vivienda de José Ortega al 1.400, en las 1.311 Viviendas, dejó como saldo un total de 47 "tizas" de cocaína secuestradas y no 20 como había trascendido en un primer momento. Cada una contenía 10 gramos de sustancia, indicaron las fuentes consultadas por El Patagónico.
De esa manera, los investigadores que fueron en busca de indicios por un violento robo ocurrido en una vivienda de Código 1612 de Kilómetro 5, encontraron con casi medio kilo de cocaína.
El operativo tenía como objetivo tres casas: la de las 1311 Viviendas en donde residía a un tal "Monito" y otros dos domicilios de Cayelli al 1.100, que frecuentaba Fernando Guevara, el principal sospechoso de haber baleado a F.Q., el joven que enfrentó en la resistencia a los dos encapuchados que irrumpieron en su casa.
Los investigadores ingresaron a los domicilios de la Cayelli con una orden de detención firmada por el juez Alejandro Soñis para detener a Guevara. Pero el sospechoso no se encontraba en el lugar.
Guevara había sido condenado en mayo del 2014 a 3 años de prisión en suspenso en un juicio abreviado por el crimen de Marcos Gajardo (18), ocurrido el 8 de diciembre de 2012 en el barrio Moure. Con la condicional en sus espaldas, ahora quedó implicado como sospechoso en el violeto incidente de Kilómetro 5 porque a uno de los individuos se le cayó en el lugar un teléfono celular cuyo contenido lo involucra. Lo mismo sucede con un vehículo abandonado por los agresores en cercanías del lugar del ataque.
Mientras, por el secuestro de la droga en los allanamientos, quedó detenido Jonathan Myburgh –que sería ajeno al ataque del sábado- pero al que se le endilga la tenencia de las 47 tizas de cocaína.
Myburgh se negó a declarar ante la juez Eva Parcio y continuará bajo prisión preventiva hasta tanto la magistrada resuelva su situación procesal. La juez federal tiene un plazo de diez días para determinar una medida.
Mientras tanto, ayer se conoció que la víctima de los dos disparos recuperó el alta médica y pese a que este diario intentó tomar contacto él, fuentes consultadas informaron que fue amenazado para que levante la denuncia.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico