"Al recibir este premio veo que las cosas han salido más o menos bien"

"He vivido 50 años pensando que todas las esperanzas que se depositaron en mí iban a quedar frustradas pero ahora, al recibir este premio, veo que las cosas han salido más o menos bien", dijo ayer el escritor español Eduardo Mendoza, ganador del Premio Cervantes 2016, durante una improvisada conferencia de prensa en Londres, adonde reside a medio tiempo con España.
Mendoza (Barcelona, 1943), una de las voces más cosmopolitas de la narrativa contemporánea y autor de una veintena de obras entre novelas, ensayos y relatos, expresó esta tarde en el Instituto de Londres que el galardón es "un final de trayecto feliz", aunque matizó que "eso no quiere decir que no vaya a hacer nada más".
En la capital británica, el escritor catalán destacó la "importancia" del premio, sobre todo, por "el momento en el que llega", al que definió como un "fin de ciclo".
Consultado sobre qué momentos de su trayectoria recordó tras saber -mediante una llamada del ministro de Educación Cultura y Deporte de España, Iñigo Méndez de Vigo- que había ganado el galardón, Mendoza dijo que cuando escribió la novela "Sin noticias de Gurb" (1991).
"No sé ni cómo ni por qué la escribí", indicó sobre lo que consideró "el momento cumbre y más inesperado" de su carrera literaria; en tanto agregó que "es difícil encontrar a alguien en España que, por gusto o por disgusto, no haya leído la novela".
Mendoza es autor de "Mauricio o las elecciones primarias", publicada en 2006, una crítica irónica sobre el desencanto de la política que obtuvo al año siguiente el Premio de Novela Fundación José Manuel Lara Hernández; y de "El asombroso viaje de Pomponio Flato" (2008), obra que parodia el género histórico, el policíaco y la hagiografía.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico