Alarma por el desempleo: calculan que este año llegará a dos dígitos

Por el momento, las actividades más afectadas por las cesantías, suspensiones y recortes salariales son la metalmecánica, automotriz, industria frigorífica y la construcción.

"El piso para el desempleo este año es del 10 por ciento", calculó el economista del Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas (Ipypp), Claudio Lozano, quien estimó al diario Perfil que puede llegar incluso hasta el 12 por ciento. De este modo, Lozano se refirió a los despidos que en el último tiempo se multiplican en el sector público y en algunas empresas.
Por su parte, la consultora Tendencias Económicas contabilizó 5.439 cesantías en el sector privado en diciembre, cinco veces más que hace un año. En tanto, la CTA elevó la cifra a 10.000 y le suma los 18.000 que contabiliza como despedidos o contratados rescindidos en el sector público.
El fantasma del desempleo es un drama que atemoriza a los trabajadores de todo el país. En Chaco, la Unión Obrera de la Construcción (UOCRA) alertó sobre la pérdida de más de 14 mil puestos de empleo en la provincia debido a la paralización de obras financiadas con aportes nacionales.
La baja en el precio internacional del barril está generando una gran preocupación por las fuentes de trabajo en provincias como Santa Cruz, Neuquén o Chubut. El sector frutícola, a pesar de la disminución en las retenciones y la devaluación registró despidos en Río Negro.
Por el momento, las actividades más afectadas por las cesantías, suspensiones y recortes salariales son la metalmecánica, automotriz, industria frigorífica y la construcción.
A nivel público, los cálculos sindicales sostienen que, entre Gobierno nacional, provincias y municipios son cerca de 18 mil los trabajadores que perdieron el empleo y que ese número podría trepar a 65.000, señaló esta semana el gremio UPCN.
Desde que Mauricio Macri llegó a la Presidencia, las protestas que más resonaron por despidos son los de la avícola quebrada Cresta Roja -que ya venía arrastrando problemas desde el Gobierno anterior-, los 120 despidos de la Cerámica San Lorenzo, y los 500 empleos por el plan de desinversión de Tecpetrol, en la Patagonia, a raíz de la caída del precio del barril de crudo. Ayer, se sumaron las 200 suspensiones que implementó la emblemática Havanna, debido a la mala temporada turística en Mar del Plata y toda la Costa Atlántica.
Otro inconveniente se va a dar a partir de la negociación de paritarias, donde el gobierno quiere fijar un techo. "Cada gremio sabrá hasta qué punto puede arriesgar salarios a cambio de empleo" manifestó días atrás el actual ministro de Hacienda, Alfonso Prat Gay. Y muchos economistas alertan sobre el efecto dominó que se dará en los despidos del sector privado.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico