Alimentar el sueño

Juan Pablo Fernández y Mariano Cánepa, integrantes de la selección argentina de handbol, comparten muchas cosas y coinciden en algo. "Sacrificio y trabajo para conseguir objetivos".
Cánepa, que se desempeña como pivote en SAG Ballester, deja un concepto claro para los más chicos, para los que juegan al handbol en Comodoro Rivadavia. "Nosotros alguna vez fuimos amateur y teníamos el sueño de llegar a jugar de grandes. Tal vez no teníamos el sueño de vestir la celeste y blanca, pero lo fuimos creando y alimentando al sueño para poder llegar a Primera y luego estar en la selección. Que persigan los sueños porque con trabajo y dedicación los sueños se logran", destacó.
Fernández fue más allá, y recordó sus inicios cuando el playón del colegio fue la primera cancha, o cuando las pelotas para jugar no eran las adecuadas, y sin embargo no bajó los brazos. "Todos los que estamos acá entrenamos en un playón, con pelotas malas, con lluvia y sin pensar en esas barreras siempre perseguimos un sueño con mucho sacrificio, pero estuvimos en la misma situación que están todos los jugadores de handbol de la Argentina. Se nos dio y es hermoso. Primero una citación, después un mundial hasta llegar a un juego olímpico. Si laburas fuerte para eso, a la larga conseguís el objetivo", concluyó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico