Allanaron domicilios de los sospechosos de haber asesinado al "Ganso" Sánchez

A cuatro meses de la brutal muerte que sufrió Daniel Sánchez en la zona de La Loma, la Brigada de Investigaciones avanzó ayer en la causa con dos allanamientos. Uno de los procedimientos se efectuó en la casa del principal sospechoso, quien reside a menos de 50 metros del lugar del ataque. Allí se secuestró un arma "tumbera", balas, prendas de vestir y plantas de marihuana.

La familia del trabajador petrolero Daniel Santiago Sánchez (25) recuerda justo hoy cuatro meses de su asesinato, ocurrido el 2 de julio en el pasaje Venter, ubicado sobre la avenida Alsina casi San Martín. Esa madrugada el joven fue interceptado por tres individuos que lo llamaron por su apodo "Ganso" y luego lo agredieron.
Los fuertes golpes que recibió en la cabeza, que habrían sido originados con un objeto contundente, dejaron malherido a Sánchez sobre el ingreso al pasaje por Alsina. Personas que pasaban por ese sector de La Loma alertaron a la policía y dos horas después que fue llevado al Hospital Regional, falleció a raíz de las lesiones en el cerebro.
Personal de la Brigada desde un principio tenía identificado al menos a dos de los sospechosos que participaron de la agresión, pero las pruebas no eran suficientes para solicitar medidas judiciales.
A lo largo de este tiempo el fiscal Adrián Cabral recepcionó numerosos testimonios. También se analizaron cámaras de seguridad de comercios y viviendas aledaños al lugar del ataque para individualizar a los implicados. Sin embargo, nunca se pudo dar con el vehículo en el que escaparon los involucrados.
En ese contexto, el acusador público con el cúmulo de pruebas recolectadas, solicitó ayer dos órdenes de allanamiento que fueron autorizadas por la juez penal Daniela Arcuri. Los mismos comenzaron después de las 17. Los propios jefes de la división de investigaciones, los subcomisarios Juan Carrasco y Pablo Lobos, encabezaron los operativos.

allanan
Uno se efectuó en una vivienda de la calle Del Trabajo al 2.900, en el barrio Juan XXIII, propiedad de la familia Saldivia. El restante en un domicilio del pasaje Venter al 1.200, situado a menos de 50 metros del lugar del ataque, donde vive la familia González, precisaron fuentes oficiales a El Patagónico.
En la primera casa no se hallaron elementos de interés para la causa. Pero en la vivienda de González se incautó un arma de fabricación casera denominada "tumbera", proyectiles calibre 22 y prendas de vestir que habría utilizado el sospechoso en el momento en que habría atacado a Sánchez.
Los investigadores además hallaron plantas de marihuana, por lo que se dio intervención a la división de Drogas Peligrosas y al Juzgado Federal. Uno de los integrantes de la familia fue demorado por querer entorpecer el procedimiento, se informó.
A pesar de que la madre de la víctima, Silia de Sánchez, siempre aseguró que su hijo no tenía enemistades, los investigadores siguen sosteniendo que Sánchez mantenía diferencias con González. Los testimonios dan cuenta de esa hipótesis. La escasa cercanía del ataque con la casa de mencionado también sería un indicio de esa presunción investigativa.
Ahora, la Fiscalía deberá esperar el resultado de los peritajes que arrojen los elementos secuestrados y cotejarlas con las anteriores pruebas que se encuentran en la causa. En esta instancia, el fiscal no solicitó órdenes de detención y la investigación continúa.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico