Allanaron la casa del nuevo sospechoso de haber baleado a Gonzalo Cárdenas

La causa por el ataque armado contra Gonzalo Cárdenas, ocurrido el 22 de setiembre sobre la avenida Lisandro de la Torre, dio un giro inesperado. El primer sospechoso Maximiliano Narváez recuperó la libertad y la Fiscalía pidió la detención de otro individuo que habría sido el autor de los disparos. Fue identificado como Maximiliano Sánchez. Anoche la Brigada de Investigaciones concurrió a su domicilio con una orden de detención, pero no lo encontraron.

Al quedar en libertad quien estaba señalado como el autor de los tres disparos que Gonzalo Andrés Cárdenas (20) recibió por parte de un solitario atacante durante la tarde del jueves 22 de setiembre sobre Lisandro de la Torre casi Angel Velaz, el fiscal Adrián Cabral junto a la funcionaria Patricia Rivas tomaron nuevos testimonios para solicitar una orden de allanamiento y detención.
De acuerdo a la información a la que accedió El Patagónico, el miércoles se desarrolló una revisión de la prisión preventiva que cumplía el primer sospechoso del ataque, Maximiliano Narváez, de 19 años. Al día siguiente de la agresión en que la víctima recibió un disparo en la espalda cuando arreglaba su Renault 18, la policía de la Seccional Cuarta había detenido a Narváez.
La Justicia le formalizó la causa por el delito de homicidio en grado de tentativa y le dictó un mes de prisión preventiva, debido a los elementos de convicción suficientes para tenerlo como presunto autor material de los disparos. En ese operativo se le secuestraron prendas de vestir.
Transcurrieron once días hasta el miércoles último en que se revisó la medida. Las nuevas sospechas indican que Narváez no habría sido el agresor y en ese contexto el joven recuperó la libertad. Entonces, el fiscal del caso rearmó la investigación con nuevas declaraciones que indican que el autor de los disparos sería Maximiliano Celestino Sánchez, de 18 años.
Bajo esas circunstancias, la Brigada de Investigaciones, ayer a partir de las 20 concretó un procedimiento en la vivienda del sospechoso, ubicada sobre la calle San Francisco de Asís 1.415, en el barrio Quirno Costa. El operativo fue autorizado por la juez penal Gladys Olavarría, quien además hizo lugar al pedido de detención de Sánchez.
Con el apoyo de la división de Infantería, los investigadores requisaron la vivienda de la familia del implicado y secuestraron un arma de fabricación casera denominada "tumbera". El joven no fue hallado en su domicilio. Este sería quien disparó contra Cárdenas por cuestiones de rivalidad del barrio.
Tanto Sánchez como Narváez residen a escasas cuadras de donde fue baleada la víctima cuando se encontraba en la casa de sus familiares.
Según las pesquisas, días antes Cárdenas habría peleado contra los sospechosos, a quienes les habría propinado una dura golpiza. Como venganza fue baleado por la espalda y continúa internado. El proyectil le ingresó por la zona del omóplato y se alojó a centímetros de la aorta.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico