Alonso sobre Araguren: "le pedimos a todos los funcionarios que deleguen la firma"

La titular de la Oficina Anticorrupción aseguró que el hecho de que un funcionario público tenga acciones de una empresa "no es necesariamente un conflicto de intereses". Lo dijo al ser consultada sobre el ministro de Energía, Juan José Aranguren, quien posee participación en la petrolera Shell por $ 16 millones.

La Oficina Anticorrupción posa su atención en la participación empresarial del ministro de Energía Juan José Aranguren. "Tener acciones de una empresa no es necesariamente un conflicto de intereses. Por eso le pedimos a todos los funcionarios que no tomen ninguna decisión que deleguen la firma hacía arriba o hacia abajo", afirmó la titular de la Oficina Anticorrupción Laura Alonso.

Cabe señalar que según detalló en su declaración jurada de bienes, Aranguren tiene $ 16 millones en acciones de Shell, empresa que condujo hasta fines del año pasado cuando su nombre empezó a sonar para integrar los equipos de Mauricio Macri.

"Aranguren posee acciones de una compañía que es del sector petrolero y él es ministro de Energía. Se está estudiando si alguna de las decisiones de Aranguren podrían beneficiar a Shell o a él mismo", había dicho ya la titular de la Oficina Antocorrupción días atrás, cuando además reconoció que era "un caso complicado".

Por su rol como ministro de Energía, el funcionario fue cuestionado luego de que esa dependencia otorgase contratos a Shell para la importación de combustible.

Diputado de la oposición advirtieron que Aranguren, no solo se habría beneficiado con la compra de gas a Chile por contar información privilegiada, sino que ahora surgió que en los primeros seis meses de gestión sus acciones en la petrolera aumentaron excepcionalmente.

"Es uno de los actos más graves de la historia institucional Argentina en democracia", dijeron los diputados nacionales del FPV- PJ Martín Doñate y Rodolfo Tailhade, y pidieron ser querellantes en la causa 5.611/2016, caratulada "Aranguren, Juan José s/negociaciones incompatibles".

Según los denunciantes, "el interés de la Royal Dutch Shell PLC como dueña de BG y Repsol, no es el de venderle a los 'hermanos' argentinos el gas a 3 o 4 dólares, sino a los compradores que están ofreciendo 8 dólares, sin importar lo que les suceda a los 'hermanos' rioplatenses".

"El interés del ministro es que Argentina le compre a Chile el gas a 6,9 dólares antes que recibir en Bolivia los 3 o 4 dólares del contrato que Argentina tiene con ese país hermano, y así poder venderle a esos 'compradores' el gas boliviano a 8 dólares", afirmaron en el texto.

El gas que compró Aranguren a Chile es de origen noruego y fue transportado desde el sur de Francia como Gas Natural Licuado en barco hasta la planta de regasificación de Mejillones, en la costa pacífica del norte del país trasandino.

Por su parte, el ministro de Energía publicó una carta en la que asegura que "no hay nada que ocultar" por el acuerdo de compra de gas a Chile. En un comunicado publicado en la web del ministerio el funcionario asegura que el mencionado contrato "no es secreto ni tiene cláusulas de estricta confidencialidad". El propio Aranguren asegura que "como en cualquier contrato comercial, existen cláusulas confidenciales, pero eso no impide presentarlo ante cualquier requerimiento de las autoridades administrativas y obviamente de las judiciales".

Pero para los denunciantes, Aranguren pudo tomar esta decisión porque tuvo un conocimiento privilegiado al estar en los dos lados del mostrador. "No sólo tiene la información antes que cualquier otro accionista, sino que es quien decide lo que sucede en ese mercado, definiendo políticas estatales que benefician o perjudican a la empresa anglo-holandesa de la cual es accionista, creando de este modo, la información", recordaron.

"Aprovechándose de esta información privilegiada no ha tenido ningún prurito en favorecer a la empresa de la cual forma parte, siempre en desmedro de los intereses nacionales", se quejaron.

De esta manera, dijeron Doñate y Tailhade, "queda expuesta la situación de haber comprado gas por un precio superior al que podríamos haber pagado para que su empresa pueda venderle ese gas boliviano a los compradores que ofrecen 8 dólares", resumió la presentación.

alonso

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico