Alumnos de distintas escuelas prometieron lealtad y fidelidad

En el marco de las actividades oficiales por el 20 de Junio, Día de la Bandera, los estudiantes de toda la región rindieron ayer homenaje al creador de la Bandera nacional, Manuel Belgrano, jurando lealtad a esa enseña patria.

En la Escuela 119 "Nicolás Avellaneda", por ejemplo, se concretó el acto central sobre media mañana con la presencia de la banda de música del Regimiento 8 de Infantería. En la ocasión fueron 75 los alumnos de cuarto grado que prometieron fidelidad a la enseña patria, en una ceremonia presidida por el director Carlos Piñeiro y coordinado por las docentes Luciana Seifer, Elvira Antiñir y Sofía Pereyra.
El acto contempló también un número artístico presentado por los chicos de cuarto grado, quienes interpretaron una canción alusiva a esta fecha y luego todos los presentes compartieron un chocolate y una gran torta que fue donada por el Concejo Deliberante.
Toda la comunidad educativa y de instituciones del barrio se dio cita para celebrar el día de la bandera y acompañar a los chicos de cuarto en este acto tan significativo de la escuela primaria. En ocasión de la ceremonia se hizo especial hincapié en recordar las virtudes de Manuel Belgrano, considerado "un argentino de excepción, un hombre exento de ambición, un ciudadano ilustre que tenía un solo objetivo: ver a su patria libre e independiente".
Estuvieron otras autoridades invitadas como los directivos de las escuelas 515, 153, miembros de la Cooperadora y representantes de la IX Brigada Mecanizada. En el inicio, hizo su ingreso la bandera de ceremonias de la institución acompañada por los protagonistas de la promesa a la Bandera, los chicos de los tres cuartos de la escuela.
A continuación, se produjo el izamiento del pabellón nacional ante la marcha Aurora y el director, alumnos de quinto grado y las directoras invitadas, Dora Baigorria y Mirta Carrion.
Luego de entonar las estrofas del himno nacional argentino se hizo un raconto de la vida de Belgrano y la importancia histórica que tuvo para la Patria su quehacer.
"Manuel Belgrano fue un argentino que decidió involucrarse en lo que le pasaba al país", se resaltó y para referirse a este hecho puntual hablo la maestra de sexto grado, Diana Rey. La docente recordó por qué la vida de Belgrano es un motivo de orgullo nacional y precisó el hecho histórico del 27 de febrero de 1812 cuando tuvo lugar el izamiento de la bandera, que sería reconocida como la insignia nacional más importante.
"Fue Belgrano, un hombre de espíritu inquieto y patriótico, a quien le debemos nuestra identidad como país, más aún porque en esa época la creación de la bandera fue una decisión difícil de tomar y hoy debemos sentirnos orgullosos de ver sus colores".

SOSTENER EL LEGADO
Pidió entonces la maestra a todos los presentes que se renueve el compromiso de respeto hacia el símbolo patrio y el prócer, recordándolo siempre como a sus valores. Asimismo, invitó a sostener el legado al decir que "en la escuela el gran desafío es aunar esfuerzos para que todos tengan igualdad de oportunidades".
Seguidamente el director leyó el protocolo correspondiente al acto del Día de la Bandera donde interrogó a los niños diciendo: "Alumnos: la Bandera blanca y celeste -Dios sea loado- no ha sido jamás atada al carro triunfal de ningún vencedor de la tierra. Alumnos: esa bandera gloriosa representa la Patria de los argentinos. ¿Prometéis rendirle vuestro más sincero y respetuoso homenaje; quererla con amor intenso y formarle desde la aurora de la vida un culto fervoroso e imborrable en vuestros corazones? Preparaos desde la escuela para practicar a su tiempo con toda la pureza y honestidad las nobles virtudes inherentes a la ciudadanía; estudiar con sus huellas luminosas y a fin también de honrar a la Bandera y de que no se amortigüe jamás en vuestras almas el delicado y generoso sentimiento de amor a la Patria? En una palabra, ¿prometéis hacer todo lo que esté en la medida de vuestras fuerzas para que la Bandera argentina flamee por siempre sobre nuestras murallas y fortalezas, a lo alto de los mástiles de nuestras naves y a la cabeza de nuestras legiones y para que el honor sea su aliento, la gloria su aureola, la justicia su empresa?". Tras lo cual se escuchó al unísono y entre fuertes aplauso el "Sí, Prometo", de los alumnos de cuarto grado.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico