AMIA: familiares de las víctimas reclaman el fin de la impunidad

El zumbido penetrante de la sirena que todos los 18 de julio suena a las 9:53 para recordar el instante en que se produjo el atentado, erizó el ánimo de los presentes y se trasladó a la voz, por momentos quebrada, con que dos familiares de víctimas nombraron a los 85 fallecidos.

La sirena que sonó ayer a las 9:53, la hora exacta en que hace 23 años estalló la bomba que voló la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA), marcó el inicio del acto en el que se recordó a las víctimas y se reclamó que se intensifiquen las medidas para evitar la impunidad de los ciudadanos iraníes acusados por el ataque, que se mantenga la vigencia de las alertas rojas de Interpol para detenerlos y que se considere enjuiciarlos en ausencia con la ley que el Gobierno impulsa en el Senado.
Bajo el lema "23 años de impunidad en la historia de todos", en Pasteur 633 del barrio porteño de Once, fueron oradores el presidente de la AMIA, Agustín Zbar; los familiares de víctimas Jennifer Dubin y Luis Czyzewski, y el periodista Diego Leuco.
Zbar, quien preside la AMIA desde junio, destacó que el Gobierno "cumplió prontamente su compromiso de terminar con el bochornoso Memorándum" de Entendimiento con Irán, firmado en el 2013, y confió en que se harán "todos los esfuerzos técnicos y diplomáticos para obtener la denuncia de lo que aquí ocurrió y la exigencia de que la República Islámica de Irán reconozca la jurisdicción nacional".
"Contamos con el compromiso del gobierno del presidente (Mauricio) Macri para exigir ante el mundo el respeto del régimen iraní por el Poder Judicial argentino y estaremos atentos al esfuerzo diplomático para la renovación de las alertas rojas de Interpol -vencen en diciembre de 2018- para la captura internacional de los cinco imputados", señaló el titular de la AMIA.
Los cinco imputados sobre los que pesan circulares rojas -eran ocho, pero tres fallecieron- son Moshen Rezai, ex jefe de la Guardia Revolucionaria; Ali Fallahian, exministro de Inteligencia; Moshen Rabbani, exagregado cultural en la Argentina; Ahmad Vahidi, comandante de las fuerzas QUDS, y Ahmad Asghari, ex secretario de la Embajada de Irán en la Argentina.
Zbar subrayó que el ataque contra la AMIA "dejó una herida aún sangrante que se llama impunidad" y que "la impunidad es saber que gran parte de la verdad ya está en el expediente".
Enumeró que se sabe que en la AMIA "explotó una Traffic repleta de explosivos, que esa camioneta fue entregada por (Carlos) Telleldín a quienes la equiparon con el explosivo y la estacionaron a 200 metros" y que "luego fue conducida por un terrorista de Hezbollah, que la detonó en este mismo lugar".
Macri, quien había participado del aniversario 22, ayer no asistió al acto. Una delegación gubernamental encabezada por el jefe de Gabinete de Ministros, Marcos Peña, e integrada por el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo; los ministros Germán Garavano, Carolina Stanley, Jorge Faurie, Nicolás Dujovne, Sergio Bergman y Pablo Avelluto, y los secretarios Fulvio Pompeo y Claudio Avruj, escuchó a los oradores.
Tras el acto, Peña afirmó que desde el Gobierno "se está trabajando, analizando con el Senado la posibilidad de avanzar con la herramienta del juicio en ausencia, así como también avanzar en la desclasificación de archivos, la digitalización y en todo lo que se pueda ayudar al Poder Judicial".

RECLAMO DE JUSTICIA

El zumbido penetrante de la sirena que todos los 18 de julio suena a las 9.53 para recordar el instante en que se produjo el atentado, erizó el ánimo de los presentes y se trasladó a la voz, por momentos quebrada, con que dos familiares de víctimas nombraron a los 85 fallecidos.
El ritual de recuerdo incluyó el encendido de una vela y la colocación de una rosa por cada una de las víctimas. Fue en ese instante cuando se anunció que también se encendería una vela y se depositaría una rosa por el fiscal Alberto Nisman. Mezclada entre los familiares de los fallecidos, lloraba emocionada Iara Nisman, la hija mayor del fiscal, acompañada por su madre, Sandra Arroyo Salgado, y su abuela, Sara Garfunkel.
El fiscal Ricardo Sáenz, el ex fiscal Pablo Lanusse, el actual experto independiente de la Comisión de Control de Ficheros de Interpol Leandro Despouy y el periodista Alfredo Leuco estuvieron entre los que dieron el presente. Además del acto central, en Plaza de Mayo se reunieron al mediodía los familiares del grupo 18-J y, a las 17, Memoria Activa hará lo propio frente a la AMIA.
Luis Czyzewski, padre de Paola, una de las 85 víctimas fatales del atentado, se pronunció en su discurso a favor de la utilización del juicio en ausencia para juzgar a los iraníes acusados por el ataque. "Es una falacia decir que (el juicio en ausencia) sólo servirá para terminar con la causa", señaló, y afirmó: "la historia nos da claros ejemplos de su utilidad". Aclaró que, aunque se produzca esa instancia de juzgamiento, insistirán "para que los iraníes sean traídos y se los vuelva a juzgar en su presencia".
El excanciller Héctor Timerman fue blanco de las críticas de Czyzewski por la firma del Memorándum con Irán. Le atribuyó "una traición ética y moral", porque "traicionó su condición humana, su historia y sus ancestros". Añadió: "su comportamiento fue similar al de los prisioneros de los campos de concentración cuya misión era pegarles a otros prisioneros para vivir un día más".
"Señor Timerman, está claro que el Memorándum lo impuso Irán. Usted les mintió a la AMIA, a la DAIA, a los familiares y a los legisladores que trataban el proyecto de ley", subrayó Czyzewski, quien extendió su crítica: "pasaron del reclamo más firme a besarles los pies a los terroristas".
La impunidad fue el eje del discurso de Jennifer Dubin, cuyas palabras que abrieron el acto. "Hace 23 años que la impunidad se nos ríe en la cara. A ninguno le importa el atentado de la AMIA. No dejemos que la impunidad nos mate de nuevo", dijo la joven, de 31 años, la misma edad que tenía su padre, Norberto, cuando murió en la explosión de la mutual judía.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico