Anakainosis presentó un policlínico que responde a nuevas normativas de salud

El edificio de modernas líneas arquitectónicas, diseñado específicamente para prestación de servicios de salud, está ubicado en inmediaciones del barrio Saavedra, prácticamente al inicio del camino de circunvalación Roque González. De esta manera, Anakainosis consolida en Comodoro Rivadavia un compromiso de responsabilidad social empresaria.

A su inicial clínica de salud mental que venía funcionando desde hace varios años en sede alquilada en el barrio General Mosconi, se le incorporó la atención geriátrica y la de clínica general para complementar tratamientos, además de consultorios externos, un laboratorio y el área de diagnóstico por imagen.
Esta cobertura de prestaciones, que en pocos días más comenzará a tener plena vigencia, se despliega en las dos plantas de la infraestructura de 3.500 cuadrados cubiertos, compaginada visualmente con el ambiente exterior que se refleja en los cerros y otras edificaciones aledañas.
Confortables salas de internación diseñadas para cada segmento de pacientes, un patio interior abierto con césped y flores, galerías matizadas con reproducciones de cuadros pintados por una joven que fuera socia fundadora de la empresa, Romina Uzziy, y sitios de recreación, generan un ambiente de calidez.
A ello debe agregarse la sección de cocina, comedor y las salas de estar y recepción, habiéndose capacitado al personal incorporado recientemente al nuevo emprendimiento, entre quienes se encuentran nutricionistas y enfermeras.
Al mismo tiempo, vale señalar que esta empresa también brindó oportunidades laborales en otros rubros de prestaciones, como el caso del Centro de Día Sol para atención de niños, adolescentes y adultos con capacidades especiales que funciona en Kilómetro 8 y un geriátrico en la ciudad de Puerto Madryn.

PONDERAN INVERSION

El martes, el Policlínico fue presentado en sociedad con la asistencia de numerosos invitados especiales, entre ellos el director regional de PAMI, Ignacio Torres, quien resaltó la importancia de las inversiones privadas en el área de salud, sobre todo en una época en que pocos deciden afrontar riesgos.
A su vez, previo a bendecir las flamantes instalaciones el diácono Enrique Barros pidió al ser supremo que "este lugar sea, por gracia del Espíritu Santo, una casa de bendición y una escuela de caridad".
Al mismo tiempo requirió "que los médicos ejerzan sabiamente su profesión" y "que los que cuidan a los enfermos practiquen este servicio con amor y caridad".
"Nuestro objetivo es brindar a través de nuestro equipo de profesionales y asistentes de diferentes áreas, una atención integrada a pacientes y sus familiares", sostuvo la directora de la institución, Diana Czyczyk, doctora en psicología, quien fue la anfitriona de la ceremonia.
A ella la secundan, entre otros referentes del cuerpo directivo y de coordinación, el reconocido médico cirujano José Ceferino Pérez, el kinesiólogo Juan de Dios Lozada y el trabajador social Diego Thiers.
También puso de relieve que el policlínico cuenta con las habilitaciones otorgadas tanto por el Ministerio de Salud de la Provincia como de la Municipalidad y fue proyectado con el asesoramiento de personal técnico provincial, respondiendo a las últimas normativas nacionales e internacionales que rigen para este tipo de emprendimiento.
Finalmente, Czyzcyk sostuvo que "trabajar en el área de salud requiere una gran pasión por hacer las cosas bien ya que intrínsecamente ello significa poner en práctica un criterio social que permita brindar el mejor servicio a la comunidad con la cual nos sentimos compenetrados".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico