Andrés Aguilar y Gabriel Ulloa se midieron con los mejores ajedrecistas de Chile

Los chicos del barrio Pietrobelli fueron parte de la delegación de siete argentinos que fueron en búsqueda de sumar puntos para la maestría, en el caso del referente del club Domingo Savio. En tanto que para el campeón provincial surgido de El Mundo del Ajedrez fue su primera experiencia internacional.

por Angel Romero
a.romero@elpatagonico.net
Del 20 al 22 de enero, los comodorenses Andrés Aguilar (Domingo Savio) y Gabriel Ulloa (El Mundo del Ajedrez) fueron parte del 4° Campeonato Internacional de Ajedrez que se realizó en la localidad chilena de Quellón, en la Isla de Chiloé.
En ese escenario, los vecinos del barrio Pietrobelli se midieron con los mejores rankeados de la República de Chile, que oficiaron de anfitriones de una delegación argentina de siete jugadores y representantes de Cuba.
"Lo organizó la Municipalidad de Quellón y éramos siete argentinos. Además de un cubano. Si bien era un torneo abierto, se contó con la presencia de cinco maestros de ajedrez de Chile que se ubican en la actualidad entre los 10 primeros de su país", sostuvo Andrés Aguilar a El Patagónico.
A la hora de la competencia, tanto Aguilar como Gabriel Ulloa –flamante campeón provincial que tuvo su primera experiencia internacional– se encontraron con una modalidad de juego fuera de lo previsto.
"La mayoría de los torneos duran siete días. En este caso fue reducido por un tema de costos de la organización. Entonces nos encontramos que jugábamos dos rondas por día. Y si a cada una de ellas le pones un promedio de cuatro horas, se hacía todo cuesta arriba a la hora de mantener la concentración sobre el final del día", manifestó Aguilar.
En el desafío "1 a 1", Andrés reconoció que no cumplió el objetivo principal que era sumar diez puntos en el ranking para pasar a ser "maestro de ajedrez", un anhelo que persigue hace años.
"Los chilenos están acostumbrados a jugar en forma rápida. Y yo por ahí soy más bien tiempista. Me tomo mis minutos para mover una pieza en base a una estrategia. Eso me pasó en la segunda ronda, donde tuve que claudicar, porque mi rival (Cristian Olivares, que finalizó en 2° puesto) jugó de entrada con osadía y yo acumulé ventaja enseguida. Pero el apuro de él hizo que yo haga mal problemas de cálculo y él pueda no sólo vencerme, sino descontarme diez puntos y quedar ahora a dos partidos para poder ser maestro", señaló.
"Creo que los chilenos eligen ser pragmáticos y no profundos a la hora de jugar. Yo me equivoqué y terminé 10° en la competencia", sostuvo Andrés, quien en mayo tendrá una nueva chance en Buenos Aires de recuperar los puntos en un clasificatorio al Mundial para poder obtener la máxima distinción, en la disciplina donde se inició a los 7 años.

SUMAR RODAJE
Para Gabriel Ulloa, la experiencia sirvió para revalidar el nivel que viene construyendo desde que se inició a los 10 años. Y que tuvo su consagración en diciembre pasado cuando le ganó a los mejores exponentes del Chubut y se consagró campeón provincial.
"Yo empaté con el puesto 10 igual. Pero por sistema de puntos quedé en el 19° lugar. Por ser la primera vez fue positiva. Aunque en el principio estuve nervioso hasta que agarré ritmo. De todas maneras, en este juego el único que tiene la culpa de perder es uno mismo. Así que no hay excusas cuando las cosas no salen. Yo me caracterizo más en ser táctico y atacar de entrada. Pero el vértigo que los locales pusieron en juego se me hizo complicado", expresó.
Para participar de la competencia, la Federación de Ajedrez provincial gestionó pasajes vía terrestre para ambos competidores, donde Chubut Deportes aportó el dinero.
"Somos conscientes de la realidad económica que estamos pasando. Por eso no dejamos de agradecer a quienes nos apoyan. En caso contrario igual lo hubiéramos entendido, porque son muchas las necesidades y muchos los deportes que necesitan inversión", afiermó.
"Por ahí en el ajedrez se trata de gestionar para que el dinero vaya para las categorías juveniles y el semillero, donde gracias a Dios nos va muy bien. Porque en el último 'Trebejito' llegamos a congregar 90 chicos de distintos clubes y talleres barriales. Porque en definitiva el objetivo del ajedrez debería ser ayudar a los chicos a pensar y discernir sobre el hacer, no sólo en el ajedrez sino en la vida misma", concluyó Aguilar.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico