Angkor, como inicio del sudeste asiático

Mi experiencia en el Reino de Camboya da inicio al dejar Tailandia, en pleno invierno tropical (calculen unos 30° en enero) ya en la frontera,los mercados paralelos se imponen, desde el trámite de visa (donde te exigen foto, te la cobran y no te la sacan), el cambio de "riel" (moneda local, cuyas 4.000 unidades son equivalentes a 1 U$D) o sustancias prohibidas (aun cuando en el ingreso al país se comunica que tiene pena de muerte la venta y consumo de drogas), todo vale; luego de varios cambios en diversos tipos de unidades móviles, llegamos al anochecer a Siem Reap, la ciudad más representativa del país, luego de la capital Phnom Penh; se ven hoteles lujosos yuna ciudad brillante, al fin dimos con un hostel, lo que nos da una pauta de lo barato que es este país (aunque la tendencia es alcista en precios), salimos a recorrer "Pub Street", una calle que alberga toda la locura de un sitio repleto de turistas. Al día siguiente se impone salir a descubrir cada rincón de la ciudad, por la tarde cenar en"Triangle", un multiespacio de dos plantas, con terrazas, el karaoke se impone por estos lugares y mucho ánimo festivo.
Al díasiguiente, a las 4,30 hs. es tiempo de ir a los templos de Angkor, donde la civilización Khmer se desarrolló entre los siglos VIII y XIII, y disfrutar su vistaal amanecer, vamos en tuc-tuc (carro techado enganchado a una moto, podés alquilarlo por día con chofer), en plena oscuridad, bajamos en el templo mas grande, el "Angkor Wat", en las entradas hay piletas de agua, por eso era llamada Water City, o civilización hidráulica, donde puede verse reflejado el templo, inmenso, bien conservado e imponente, en el centro tiene un templo budista, al que debemos recordar tener la ropa apropiada para poder ingresar, continuamos por los jardines del templo, y retornamos al tuc-tuc, de ahí a otros templos, donde llama la atención el "Ta Prohm", famoso por tener grandes árboles en él, imperdible.
Es tiempo de ir a la ciudad capital, caminar la ciudad y visitar el "Monumento a la Independencia" y el "Monumento a la Amistad Camboyana-Vietnamita", descansamos en nuestro balcón con vista al Río Mekong, ya que al día siguiente será un largo día de visita a los "Killing fields", uno de los grandes campos de concentración de la era comunista (aún hay 300 más que no pueden ser recorridos por la existencia de minas antipersonales), es hora de retomar el tuc-tuc para continuar con el "Tuol Sleng" (Museo del Genocidio), hay que recordar que este Reino ha cambiado de nombre y gobiernos 6 veces en los últimos 63 años, una historia reciente demasiado compleja como para describir simple.
El último tramo de este viaje será en Siahnouk Ville,donde lo primero que me conquista es un asadito de mariscos, una noche plena de bares y restaurantes sencillos en la playa, ya que estamos frente a la costa, donde también disfrutaremos de bucear por el Golfo de Tailandia,transitar"Siahnouk Square"y todos sus comercios regionales, salir a navegar entre islas paradisíacas, todo es muy barato (aún), y ya con pilas recargadas es hora de volver a Tailandia en un "sleepbus" (algo así como un cúmulo de féretros para dormir), impactante experiencia, retomar el derrotero hacia inmigraciones, a la misma frontera por donde había ingresado, sólo que esta vez no me coimearon.

Escribí tu experiencia a viajesyturismo@elpatagonico.com

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico