Animales de temer

Luego de conocerse el nuevo ataque de un perro a una persona en la vía pública, la Municipalidad anticipó ayer que volverá a las calles la perrera, en este caso con custodia del personal de la Secretaría de Seguridad. Es que hace pocas semanas la unidad móvil sufrió agresiones al pretender realizar su labor.


El 18 de setiembre Jaime Andrade Sanin murió como consecuencia de las graves lesiones que sufrió en sus piernas dos días antes, luego de ser mordido por tres perros en las inmediaciones de Chile y Código 573, en el barrio Abel Amaya. Esos animales fueron individualizados y trasladados al dispensario canino para ser analizados por veterinarios.
En este contexto, las autoridades municipales pretenden controlar el número de animales que deambulan por las calles de la ciudad, sin control ni propietario. Para ello empezaron a realizar un censo. El secretario de Fiscalización, Daniel Campillay, señaló en declaraciones a Radio del Mar que sobre el animal que atacó a la niña el domingo se presentó en primera instancia como su dueño un vecino de apellido Duarte.
Después el hombre aseguró que "el perro no era de él, que vivía en la calle a pocos metros de su casa". No obstante, ese vecino fue contactado para solicitarle su permiso para trasladar al animal al dispensario canino, cuestión que no se concretó por la resistencia del perro. Hoy se harían las gestiones para que quede bajo el control del área de Veterinaria municipal.
Para Campillay el nuevo ataque puso de manifiesto la necesidad de continuar la tarea que se inició en los barrios, capturando perros callejeros para trasladarlos al dispensario. "La perrera salió algunos días y fue agredida, rompieron el vehículo y esto se debe a las campañas que hemos tenido en detrimento de las acciones que toma el municipio en tenencia responsable", sostuvo el funcionario.
Por ello, "la perrera va a seguir saliendo. Nos faltan cerrar algunas cuestiones con la gente de Urbana y le voy a solicitar al secretario de Seguridad (Antonio Zúñiga) a ver si nos puede prestar apoyo las primeras semanas para que no nos pase lo que ya pasó".
El subsecretario recordó que las campañas de esterilización gratuita continúan en los distintos barrios y se alienta la tenencia responsable. En simultáneo, continúa el monitoreo para detectar la cantidad de perros vagabundos que hay en cada sector de la ciudad.
Campillay comparó que en el último relevamiento se advirtió que en unas pocas cuadras del barrio Restinga Alí, en Kilómetro 8, hay alrededor de 30 perros sin dueño, lo cual es "un número preocupante para una población tan pequeña".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico