Apagan marquesinas de los comercios para ahorrar luz

Los incrementos para el sector residencial superan en algunos casos el 50 por ciento. "No es la idea que esto se replique, esperamos buscar otras alternativas para bajar el consumo", dijo Alexis Tögel desde la Cámara de Comercio.

Los aumentos en las tarifas eléctricas golpean duro a los comercios locales, que son los mayores consumidores en la ciudad. Esto obliga a algunos empresarios a ahorrar energía dentro de sus locales y oficinas. Una de estas medidas es apagar las luces que iluminan las vidrieras.
La llegada de las facturas con la actualización de los cuadros tarifarios en el servicio eléctrico –a partir del incremento dispuesto por el Ministerio de Energía de la Nación- generó un fuerte impacto en los comercios de la ciudad y algunos propietarios ya han comenzado a apagar las marquesinas de noche, lo que si se replica dejaría la zona central de la ciudad a oscuras.
"Es verdad que son medidas que han empezado a tomar algunos propietarios; no es la idea que esto se replique. Esperamos buscar otras alternativas para bajar el consumo", explicó Alexis Tögel, presidente de la Cámara de Comercio, Industria y Producción de Comodoro Rivadavia, en comunicación con El Patagónico.
El aumento de las tarifas eléctricas no solamente ha perjudicado a usuarios residenciales con incrementos de entre el 30 y 50 por ciento, sino también a los comerciantes que vieron para este bimestre incrementos muy superiores a esos porcentajes, comunicó la Cámara de Comercio, Industria y Producción de Comodoro Rivadavia.
La entidad empresarial expresa que a estos montos de incremento de las tarifas se suman las pérdidas en ventas que rondan un 30 y 40 por ciento. El sector comercial manifiesta una reducción en la actividad desde que empezó el año, mientras los sindicatos han denunciado despidos en los últimos meses.
Debido a estos gastos, algunos comercios han comenzado a tomar distintas medidas como la de reemplazar luminarias por otras de bajo consumo y, en los casos más extremos, apagar las marquesinas de noche, dejando amplios sectores de la zona céntrica a oscuras.
En Buenos Aires la emblemática calle Corrientes, que se ve iluminada por las marquesinas de los numerosos teatros que están a lo largo, plantearon una situación similar al ministro de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires, Darío Lopérfido, para poder obtener un subsidio y no dejar la zona a oscuras.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico