Apertura de juicio político a Rousseff permitirá trabajar sin "amenazas"

Por su parte, el ministro del Supremo Tribunal Federal (STF), Marco Aurelio Mello, opinó ayer que el país está prácticamente sin gobierno luego de que se anunciara la habilitación del juicio político contra Dilma Rousseff.

La apertura de un juicio político con fines de destitución contra la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, le permite ahora al gobierno trabajar "sin amenazas ni chantajes", opinó el ministro de la Presidencia Jacques Wagner, mientras diputados oficialistas pidieron a la Corte Suprema que anule la decisión contra la mandataria que tomó el titular de la cámara baja, Eduardo Cunha.
Por su parte, el ministro del Supremo Tribunal Federal (STF) Marco Aurelio Mello opinó ayer que el país está prácticamente sin gobierno luego de que se anunció la habilitación del juicio político contra Rousseff.
"Lo digo y repito: estamos sin gobierno", declaró el juez de la Corte Suprema de Brasil al analizar el cuadro surgido del "impeachment" (juicio político).
Consultado sobre el pedido de los diputados del gobernante Partido de los Trabajadores (PT) para que el STF anule el juicio político contra la presidenta, el magistrado Mello afirmó que es "preferible" que el Supremo Tribunal Federal no obstruya el accionar del Poder Legislativo.
En tanto, tras una reunión de Rousseff con su gabinete, el ministro Wagner convocó ayer a la prensa para pronunciarse sobre la decisión del presidente de la cámara baja de autorizar el inicio del juicio político, como pedían varios partidos opositores, y para responder a las declaraciones en las que éste acusó hoy a Rousseff de "mentirle a la nación" al ocultar que el diputado André Moura quiso negociar el apoyo a su frágil situación por las contundentes pruebas de corrupción que hay en su contra, a cambio de no autorizar el impeachment.
"Ahora acaba todo tipo de chantaje. El amenazaba que si no lo apoyaban, autorizaría el juicio. Todo el mundo sabe eso", aseguró el ministro dando vuelta el argumento de Cunha, un miembro del Partido Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), de la base aliada del gobierno que hace tiempo se pasó a la oposición por su precaria situación personal.
El presidente de la Cámara Baja enfrenta varias acusaciones en el marco del escándalo de corrupción descubierto en Petrobras y, además de un proceso en el Consejo de Etica, recientemente la Fiscalía abrió una investigación por unas cuentas bancarias en Suiza nunca declaradas que se le descubrió y que al parecer recibieron millonarios depósitos de recursos desviados de la petrolera.
"Quien mintió fue Eduardo Cunha. El diputado Moura no estuvo ayer (miércoles) con la presidenta sino conmigo y nuestra conversación fue sobre la pauta económica y no una negociación política", afirmó.
"El intentó (la amenaza) con nosotros y no obtuvo nada. El gran derrotado es el presidente de la cámara, que tendrá que enfrentar sin amenazas el proceso en el Consejo de Etica", afirmó.
Lo cierto es que una comisión formada por 65 diputados de 23 partidos decidirá si la presidenta Rousseff, será sometida a un juicio político, como recomendó el presidente de la Cámara Baja.

"No soy una ladrona", se defendió la mandataria brasileña

"Todo el mundo conoce mis defectos, pero saben que no soy una ladrona", dijo Dilma a asesores, según informaron fuentes del gobierno al diario Folha de San Pablo.
La mandataria pronunció el miércoles un discurso televisado en respuesta a la decisión de Cunha de constituir una comisión especial para analizar el pedido de "impeachment" redactado por Helio Bicudo, uno de los fundadores deloficialista Partido de los Trabajadores (PT).
Rousseff recibió una llamada de apoyo del ex mandatario Luiz Inácio Lula da Silva (PT) y también se comunicó con el vicepresidente Michel Temer, éste del Partido Movimiento Democrático Brasileño (PMDB).
El pronunciamiento de Rousseff tuvo la apariencia de un duelo personal con el diputado Cunha del PMDB, quien es objeto de investigaciones judiciales por sus cuentas en Suiza.
Al hablar a la nación Rouseff dijo, en ese sentido, que no posee cuentas en el exterior y que nunca ocultó sus bienes. Finalmente, y al referir al proceso de "impeachment", declaró: "Tengo la convicción absoluta de que el pedido no procede y de que es justo que sea archivado".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico