Apostillas

Bombas de estruendos: Más allá de que todo hincha y allegado al fútbol llama "folclore" a las bombas de estruendos en cada recibimiento de su equipo, llamó la atención la enorme cantidad de bombas de estruendo que se prendieron ayer en kilómetro 3. Con un operativo que comenzó al mediodía en los alrededores del estadio, alguna autoridad deberá explicar cómo hicieron los simpatizantes para ingresar la pirotecnia que está prohibida en todo espectáculo deportivo.

Dos perros más en la cancha: Un dato risueño aportaron en el campo de juego el paseo de dos canes en el medio del partido. "hay un perro en la cancha", gritó uno en la platea. Uno solo? Se preguntó otro. No molestaron el partido y se cruzaron por todo el largo y ancho del césped. Uno hasta se dio el lujo de echarse a un costado y observar el partido.

Se retiraron las dos hinchadas juntas: en la previa, "la voz del estadio" aclaró que en caso de empate, la parcialidad visitante (Huracán) se retiraría primero del estadio municipal, y Jorge Newbery debería esperar al menos 15 minutos. Pero llamó la atención que prácticamente se retiraron en simultáneo. La del "Lobo" por ruta 3, mientras que la del "Globo" lo hizo por el camino alternativo Roque González.

En bondi: Ambos clubes alquilaron colectivos de Patagonia Argentina para trasladar su gente hasta el estadio municipal de kilómetro 3. Más de cinco micros por cada parcialidad llevó a los hinchas para disfrutar del clásico, y apenas terminó regresaron hasta la sede de su club sin generar mayores inconvenientes.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico