Aprobaron un plan de contingencia para la cuenca del Senguer

Ante la crisis hídrica, el Comité y el Gabinete del Agua se aprestan a correr la toma del acueducto Musters hacia el norte. "La crisis hídrica es muy grande", apuntó el administrador del IPA, Gerardo Bulacios.

El Comité de Cuenca del Senguer aprobó por mayoría un plan de contingencia para garantizar el agua a las ciudades que se abastecen del lago Musters. Consiste en correr las tomas de agua del sistema acueducto 1.600 metros al norte porque por la poca velocidad del río se está sedimentando el lugar de la toma.
La asamblea extraordinaria contó con más de 120 presentes en el Centro de Información Pública, donde funcionan las nuevas instalaciones de la Biblioteca Municipal. Asistieron productores, referentes de organizaciones sociales –como los autoconvocados de Sarmiento- funcionarios y legisladores de todos los bloques políticos.
"El plan de contingencia es para que la cooperativa y Servicios Públicos trabajen rápidamente en el proyecto de la obra y su estudio de impacto ambiental para que antes de enero esté lista la toma", dijo Gerardo Bulacios, administrador del Instituto Provincial del Agua (IPA), en diálogo con la prensa luego de la asamblea.
"El agua ha bajado entre 1,10 y 1,20 metros, y a su vez ha subido el sedimento en el lugar de la toma. Esto produce una gran variedad y cantidad de algas que entorpecen la potabilización y la encarecen", señaló. La obra facilitaría el bombeo y la potabilización, aunque no representa una solución al déficit que sigue siendo el gran problema.
Un tema en el orden del día fue el empadronamiento de los productores con sus respectivos permisos e informes de uso del agua. Incluiría a quienes utilizan el recurso para uso agropecuario. Bulacios aclaró que las empresas petroleras toman directamente del acueducto.
Los diputados provinciales, entre ellos Gustavo Fita y David González, del Frente para la Victoria; y Eduardo Conde y Manuel Pagliaroni, de Alianza Cambiemos, pidieron que la información que difunda el gabinete del agua sea una sola puesto que quedaron dudas sobre qué porcentaje representan el uso humano, el agropecuario y el petrolero.

SEQUIA, LA CLAVE
Consultado sobre el eje central de la situación crítica, Bulacios explicó que a esta instancia se llega por la falta de precipitaciones en una sequía que afecta a buena parte de la provincia. Hace diez años que persiste el fenómeno, y por ejemplo en los lagos La Plata y Fontana caían dos metros de nueva y este año apenas llegó a 70 centímetros.
"La crisis hídrica es muy grande", apuntó el administrador del IPA, quien recordó que la participación esta vez fue importante. Desde 2013, las reuniones del Comité de Cuenca fueron declaradas sin quórum. "A nadie le interesó el Colhué Huapi, los usos de agua, andar en avioneta", enumeró.
Por su parte Ignacio Agulleiro, ministro de Ambiente de Chubut, reconoció que en los próximos diez años no cambiarán la situación del río y los lagos, por lo cual deberán adaptarse las obras y los usos a esa situación distinta. "Los productores que hacían ganadería extensiva tienen que pensar en otra agropecuaria, pero en menos terreno con un riego sistematizado".
"Esto no es una utopía; está usándose en otras producciones como la de vid, los árboles frutales, de olivos. Es una inversión, lo entendemos, y por eso nos reunimos con la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) para que con el bono verde financie a los productores a esta nueva realidad", describió.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico