Aprovechó el desconcierto y se robó el inodoro de una escuela

Un joven al que ya la Policía tiene identificado y que se trataría de un ex alumno de la escuela 711 es investigado por haber cometido un robo insólito. Sustrajo el inodoro del colegio aprovechando que trabajadores de Obras Públicas realizaban reparaciones en el edificio a raíz de la inundación. "Le dijo al portero que se llevaba el inodoro para arriba, para revisar y que ya lo traía. Y se lo llevó" contó la directora, Rosana Montiel, a El Patagónico.

Un robo insólito y una fotografía que se hizo viral. El ladrón camina con el inodoro de la escuela 711 de Comodoro Rivadavia en su brazo derecho. Viste con un sweater y jean. No se inmuta ante nadie cuando lo cruzan con el elemento en el pasillo. Le cuenta al portero que se llevará el inodoro "para arriba", en donde se supone están trabajando los operarios de una empresa al servicio de Obras Públicas reparando las goteras que dejó el temporal. Convence, dice que lo llevará para "revisar". Pero miente, se escabulle, y se esfuma.
El insólito robo de un inodoro ocurrió la semana pasada en el Colegio 711 del barrio Pueyrredón. Desde el establecimiento captaron el momento del robo a través de las imágenes de las cámaras de seguridad y denunciaron el hecho ante la Seccional Tercera de Policía.
"Nosotros tenemos en la puerta quién controla y quién sale, es una escuela muy grande con mucha matrícula, compartimos el edificio con una primaria, tenemos en la noche otra escuela que funciona en el mismo edificio. Esto pasó porque hay gente que está arreglando el techo, está arreglando el edificio mientras los chicos tienen clases" comentó la directora del establecimiento, Rosana Montiel, sobre la presencia inesperada del intruso.
"La escuela se inundó, le están poniendo membranas por todos lados, hay gente que está trabajando de una empresa de Obras Públicas. Nosotros pensamos que era personal de Obras Públicas", confesó Montiel.
Es que el ladrón aprovechó el desconcierto que dejó el temporal. Los trabajos de reconstrucción, la presencia de mucha gente ayudando, colaborando, dejando y buscando donaciones.
Pero la Policía ya lo tendría identificado. Es que la imagen de las cámaras de seguridad en la que se pasea con el inodoro por el pasillo de la escuela se hizo viral y ya algunos lo identificaron. Se trata de un ex alumno de la escuela, confirmaron las autoridades educativas. En las redes sociales estallaron los "memes" con la fotografía que se hizo viral.
"Nosotros no hicimos viral la imagen, nosotros se la dimos a la Policía, y de ahí se filtró. Fuimos con la imagen a la Policía porque la escuela tiene cámaras en todo el predio. Por eso cuando roban algo, enseguida lo captamos" contó Montiel a este diario. Esta vez el ladrón aprovechó un recreo y se inmiscuyó entre los alumnos. "Es la primera vez que pasa" dijeron los directivos.
Ayer la Policía buscaba testimonios del paso del sospechoso por la escuela durante la semana pasada. "Le dijo al portero que se llevaba el inodoro para arriba, para revisar y que ya lo traía. Y se lo llevó" sostuvo la directora.
Lo que generó el robo del inodoro es solo impotencia entre los alumnos y docentes que trabajaron incansablemente durante el temporal y lo siguen haciendo para que nada les falte, ni a sus alumnos, ni a sus profesores que perdieron todo.
"Robarle a una escuela. Los que trabajamos en las escuelas sabemos que todo cuesta mucho conseguirlo, cuesta mucho colocar un picaporte, cuesta mucho colocar una lámpara" comentó Montiel.

ESCUELA INCLUSIVA
La escuela 711 cuenta con 42 divisiones, 22 a la mañana y 20 a la tarde. "Somos una escuela inclusiva, recibimos a todos los chicos, desde los que salen de otros colegios, los repitentes de otros colegios, y muchas veces chicos que están judicializados" dijo la directora. Ayer decenas de alumnos de otras escuelas buscaban un banco para poder seguir sus estudios. Y Montiel atendía cada caso particular, como así también a una madre que buscaba pantalones para que su hijo pueda ir a la escuela.
El colegio en el temporal se mantuvo abierto, y un grupo de profesores cocinó durante dos semanas junto a un grupo de alumnos y padres, que además de alimentos juntaron ropa para los más necesitados. La ayuda se enviaba a una iglesia del San Cayetano.
"Hay profesores que perdieron todo en el barrio Juan XXIII. Los padres no se animan a decir qué es lo que necesitan en otros lugares, en cambio acá como hay una relación más humana, viene, habla con el preceptor que necesita tal cosa. Hemos traído cosas del Predio Ferial y les hicimos cajas a la gente que necesita porque el problema se detecta más fácil" confesó Montiel.
"Hay un grupo de profesores muy comprometidos con la comunidad" dijo Montiel que a la vez comentó que en los próximos días se realizará una venta de locro para ayudar a los profesores que se vieron afectados por el temporal.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico