Argentina le ganó en dos suplementarios a Brasil y clasificó a los cuartos de final

"El Alma" se impuso por 111-107 luego de igualar primero en 85 y después en 95. De esa manera, el equipo del "Oveja" Hernández se clasificó para la siguiente ronda de los Juegos Olímpicos.

El seleccionado argentino de básquetbol consumó ayer un nuevo triunfo de excepción, de esos que caracterizaron a sus miembros como escuderos de una Generación Dorada, al derrotar en dos tiempos suplementarios a su par de Brasil por 111-107, en partido correspondiente a la cuarta fecha, zona B, del certamen olímpico de Río de Janeiro.
En un estadio Arena Carioca I que tuvo fervor, calor y color sin muestras de la tan temida violencia, el equipo de Sergio Hernández garantizó su clasificación a cuartos de final con un balance provisorio de 3-1.
El partido finalizó igualado en 85 en el período regular, mientras que en la primera prórroga también se produjo empate, pero en 95.
Andrés 'Chapu' Nocioni, inoxidable a pesar de sus 36 años, se vistió de héroe, con una planilla de 37 puntos (su mejor labor con la celeste y blanca) y 11 rebotes. Y Facundo Campazzo, integrante de la división de recambio, firmó su partido perfecto, con 33 tantos, 11 asistencias y 4 robos.
Argentina cerrará la fase clasificatoria mañana, midiéndose con España, desde las 19.
El comienzo fue a puro vértigo. Los dos salieron dispuestos a responder ataque por ataque. Con ese panorama, el que tuviera mayor efectividad empezaría a despegar. Así, una ráfaga 8-0 (dos triples incluidos de Nocioni) le permitió a la Argentina pasar al frente 15-10, con 4m. 26s. en el reloj.
El equipo de Hernández revertía la bola y los tiros salían cómodos. Con un 'Chapu' Nocioni (4-4 desde afuera de la zona de 6.75 metros) en estado de gracia, los dirigidos por el 'Oveja' Hernández se escaparon 24-14 y obligaron al cordobés Rubén Magnano (DT de Brasil) a pedir minuto. El ingreso del interminable Guilherme Giovannoni aportó soluciones (5 puntos) y el local redujo la distancia.
El primer período concluyó 28-19 en favor de la Argentina, con un dato que se correspondía claramente con un mejor funcionamiento colectivo: 6-10 en triples. Además, el capitán Scola exhibía una planilla sin equivocaciones (4-4 en tiros de cancha), mientras Campazzo sumaba 5 asistencias.
El segundo cuarto fue completamente distinto. El técnico Magnano mandó a la cancha a Vitor Benite y el escolta fue una verdadera tromba que no pudo ser defendido por un elenco albiceleste que mostró huecos atrás.
El compañero de Campazzo en el UCAM Murcia aportó 13 puntos (3 triples), con atrevimiento y rapidez para sacar el tiro. A falta de 6m.07s., Brasil ya había achicado a uno (34-35), con ese receta del desgaste al rival. Un sprint 8-0 le permitió al equipo local situarse en modo neto dominador y la pizarra exhibía un 42-35 elocuente.
Algunas intervenciones criteriosas de Scola y el aporte rendidor de Nocioni (9) maquillaron la diferencia que se mantuvo en ocho (52-44), al cierre del primer período.
En la reanudación, el conjunto local prosiguió extrayendo réditos bajo el tablero, por la mayor talla de sus componentes, con un Nené (5) gravitante. El marcador favorecía al local por 63-53, con casi 5 minutos por jugar.
Argentina, o mejor dicho, 'Deportivo Nocioni' (a esa altura, el santafesino hacía de todo y por todos), metió una racha 9-0 y quedó uno abajo con una bandeja del santiagueño Deck (62-63). Y en la siguiente ofensiva, una conversión de Campazzo le devolvió la ventaja al visitante: 64-63, con casi 3 minutos en el reloj.
Con el pivote Nené moviéndose a discreción en la pintura, los dirigidos por Magnano retomaron el control del resultado: 72-67.
En el último capítulo, las evidencias de un partido sin tregua empezaron a notarse. Los dos mostraron cansancio y el goleo se aplacó.
Brasil siguió dependiendo de su pivote estrella, mientras que Campazzo atentó contra la lógica pero encendió su luz, a falta de 22s. para dejar la chapa apenas abajo por uno (82-83).
Un rebote ofensivo capturado por Campazzo en tierra de gigantes le dio la posibilidad al héroe Nocioni, quien encestó su séptimo triple y mandó la definición a la prórroga (85-85).

A DOS SUPLEMENTARIOS
En el alargue, un triple de Alex pareció definir la situación (94-88), a falta de 2m. 22s. Pero la magia de Campazzo y el enorme corazón de Nocioni -otro triple- posibilitaron otra igualdad en 95, que llevó el partido a un segundo suplementario.
El ex Peñarol de Mar del Plata metió dos triples en fila y una avivada de Garino le dieron una nítida diferencia a la Argentina (103-95), con más de 3 minutos para el cierre.
Pero la figura de Leandrinho surgió por primera vez en la tarde (9) para que Brasil recortara a uno (105-106).
Desde la línea, Campazzo dio una nueva muestra de su frialdad, mientras que 'Manu' Ginóbili tomó un rebote ofensivo clave seguido de dos libres para garantizar victoria y clasificación.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico